Renovarse o morir... - Mugidos de otras reses

Partiendo de la base que ningún sistema en perfecto yo apostaría por una democracia directa. Es decir gracias a la tecnología, "todos decidimos todo" y únicamente unos gestores aplican y desarrollan las decisiones que el pueblo toma.
El principal escollo es el viejo lema de "saber es poder" y por desgracia la inmensa mayoría de la gente o no sabe o, mucho más grave, no quiere saber incluso teniendo esa posibilidad.
La revolución parte, en mi opinión, del sistema educativo. Si se educa en la libertad el pueblo quiere libertad, si se educa en el borreguismo y en la repetición, el pueblo quiere salsa rosa y fútbol. Veo muy difícil que alguno de los que leemos este blog lleguemos a ver esta revolución educativa tan necesaria.. pero prefiero no perder la esperanza.
En cuanto a las multinacionales... es un tema tan escandaloso, tan sangrante, tan inmoral que casi no merece ni que lo comente. Recomiendo la lectura de "No Logo" de Naomi Klein y de "Otro mundo es posible" de Susan George para atisbar un poco de todo esto.
Sigo pensando que son necesarios el poder público y las políticas públicas. Si se ejecutan políticas realmente sociales y bien intencionadas, pueden ser muy positivas. No creo en el individualismo absoluto. El hombre es un ser social y sólo no puede nada. Donde ha desaparecido el poder público como en Estados Unidos las diferencias sociales son mucho más grandes y sangrantes que en aquellos países que lo mantienen (por mucha corrupción que haya)

~~~

No hay peor dictadura, no hay dictadura más terrible e injusta, que la dictadura del pueblo, porque no es dictadura del pueblo, sino de la mayoría. Y por tanto, las minorías serán aplastadas de manera constante sin ninguna posibilidad de réplica.

Es lo de siempre... educar es la solución... pues NO!!! Educar siempre conlleva enseñar conceptos bien/mal y por tanto, conceptos sociales. Enseñar a pensar... eso no se enseña. Se aprende. Todo ejercicio de libertad vendrá siempre del propio individuo, no de la educación que reciba. Sólo de la concienciación individual, las medidas individuales pueden llevar a un estado de libertad, aspirar a un estado libre es una incoherencia, puesto que estado es antónimo de libertad. Políticas sociales... etc etc etc... todo promueve un "bien" que ha de ser social... que la mujer trabaje igual que el hombre. Puedes estar más de acuerdo con eso o menos, pero es un "bien social". Y regularlo conlleva por tanto una reducción de libertad que uno puede considerar necesaria, pero entonces no pretendas libertad. El ser humano, según mi propia definición, es un ser individual que necesita vivir en sociedad. Es como comer, beber o respirar, el ser humano NECESITA vivir con la gente y relacionarse y también necesita colaborar para mejorar los resultados de sus acciones. Si la colaboración fuese voluntaria, no habría problemas. El problema está en que no lo es. La gente no se responsabiliza de sí misma, sólo se trabaja por dinero, no por un espíritu de colaboración. De hecho, el éxito empresarial viene fijado más (mucho más) por la agresividad y la disposición a hacer trampas que por la idea de hacer las cosas lo más eficientemente posible.

Todo, pues, todo depende de la concienciación individual y del nivel de compromiso que uno adquiera consigo mismo. Y eso no se enseña. Además, la gente se ha vuelto adicta a la sociedad y la necesita. No es algo de lo que se pueda prescindir así como así. Y eso, aunque la inmensa mayoría de la gente no lo sepa, esa necesidad de sociedad... es como una droga, es terrible, es lo más dañino, perjudicial, tremendo que se haya topado nunca el hombre. Ese es el resultado último de la democracia, sistema terrible porque en la forma parece el más liberal pero en el fondo es con mucho el que más ata. Porque una sociedad basada en la democracia sólo se mantiene mediante el miedo (bueno, toda sociedad se mantiene así, pero más la democracia). La gente teme estar sola. Nos hemos vuelto sociodependientes, esclavos de miles de reglas sociales que conllevan agrupaciones enfrentadas de pro y contra algo... eso es la democracia, un sistema que crea un sistema de valores para el que se rodea de miles de reglas y que conlleva estar dentro o fuera, enfrentado o alienado, pero dentro o fuera... siempre parte del sistema, que se alimenta tanto de unos como de otros. Como en Matrix, Zion y Matrix, sistemas enfrentados, sistemas dependientes... un solo sistema. En democracia, eres libre... de ser como el rest

~~~

Total y absolutamente de acuerdo con CabezaSaturno excepto en eso de que el hombre NECEISTA la sociedad porque es un ser social por naturaleza.
El hombre no es nada por naturaleza, ni social, ni violento, ni malo, ni instintivo ni nada.
Abandonad el lastre judeocristiano: el hombre no tiene NADA por naturaleza.
El hombre, en general, vive en sociedad porque es un animal, vive en manada. Pero también hay "grupos" minoritarios que se juntan para procrear y luego son cuasi independientes, muy sueltos, al igual que otras especies animales.
Aquí vemos genial vivir en sociedad (y totalmente necesario) porque no hemos probado otra cosa.
Pero podría traer al blog a 34085723490 personas que pensaban así cuando vivían en casa de sus padres y en el momento en que viven solos... tela.
Hablamos de algo que no conocemos y es el individualismo. La sociedad se encarga de decirnos lo mal que va a ir todo si no hay sociedad como la actual.
A mi eso me basta para notar que algo huele a chamusquina.
La sociedad, como la familia, como la religión, es control. Y está tan aceptada y apoyada que ni se molesta en ocultarlo.
Tela marinera que peligro!!
Por otro lado, CabezaSaturno, estoy muy orgullosa de ti, que lo sepas :)

Y para terminar, con respecto a lo que plantea Malijno muy malijnamente... ni ser gobernados por las empresas ni por los políticos. Por NADIE.

~~~

Jejejejeje! Y ya de paso digo... supongo que realmente no necesitamos nada como individuos, pero considero que el trabajo colectivo es mas efectivo que trabajar cada uno en lo suyo, que cada uno se haga su casa, se medique, crie sus pollos, etc. :) Es a eso a lo que me refiero... pero una coexión social no necesita de sociedad, sino de coordinación. Es dificil de explicar, pero vamos, en esencia es hacer lo que tú desees pero coordinándolo con lo que hacen los demás. No de arriba abajo, sino de abajo arriba... (joer, ahora que lo pienso, se parece mucho al ideario de Bakunin, si al final seré anarka y tó)...

Y sí que creo que tenemos necesidades sociales, de relación. Una cosa es vivir solo y otra estar solo... yo sé lo que es estar solo o me hago una idea muy aproximada de lo que es estar completamente solo y la verdad es que es una situación poco agradable. Eso sí, puede que esa necesidad social sea inducida en gran parte por la sociedad, pero vamos... yo soy un solitario, poco social y poco sociable por lo general, y sé que aún así necesito hablar con gente o me volvería loco.

~~~

Yo no me refería a vivir en la parra completamente desconectados. Más que nada porque es imposible.
Cohabitar y coordinar es necesario... en un paso previo.
Para todo hay estadios y todo necesita su evolución, pero eso no significa que sea el último estadio, q no tenga su propia evolución y que sea el preferible.
Lo que pasa es que nunca hemos llegado a ese nivel de coordinación como para saber que nos deparará pero, incluso teniendo ese nivel de coordinación, el individualismo está ahí, esperando. El individualismo no es un sistema económico, es más ideológico. Borra toda sociedad como nexo moral y ético y mantenla en mínimos, en económicos de subsistencia para ti (para todos es para ti y para ti es para todos).

Las relaciones sociales no es lo que yo busco. Yo busco relaciones PERSONALES. Es taaaaaaaaaaaaaaaaanta la diferencia....

Muuuuuuuuuuuuuuu

~~~

Pienso que hoy en día el nuevo imperialismo global en el que nos vemos inmersos, es precisamente tan terrible y tan sólido porque está basado en democracias, y está, por lo tanto, ampliamente legitimado. Está montado con una precisión que asombra, basado en el miedo y el control, y es muy difícil -si no imposible- vencerle como se venció otros sistemas o regímenes del pasado... Ya no sirven esas viejas y caducas fórmulas... Éste es el sistema ultradefendido en todo el mundo, e incluso impuesto, como vemos, por el bien del sistema -del sistema de vida global-. Somos, lo queramos o no, una única civilización, eso si, con diversas culturas, utilizadas por el mismo sistema para sus intereses -cómo no...-. Y somos una civilización global en profunda crisis... Bienvenida sea...
Creo que la no dependencia, el no borreguismo o la responsabilidad nos asusta enormemente..., pero si encima introducimos la palabreja “individualismo”, ya salimos por patas..., sólo de oírlo nos suena a unos tíos rebotados y extremos que hacen lo que les viene en gana, gritan y queman cosas -¡qué horror!, ¡cunde la anarquía en ésta nuestra comunidad!-. Quedarse con el concepto de individualismo o anarquismo que se difunde generalmente, para que lo temamos, rechacemos y odiemos..., en mi opinión es conformarse con una mentira mezclada con medias verdades sin mucha relación..., pero si así uno duerme más tranquilito en democracia, pues hale..., que aproveche el filetito...
En Estados Unidos propiamente dicho -sin contar todas las demás provincias del imperio- puede que se las den de individualistas, de libres, de avanzados..., y creo la mayoría de ellos se lo creen de verdad... Precisamente su sistema democrático-imperialista, el que se impone por todo el mundo con ellos a la cabeza, es el que en mi opinión se desmorona por momentos, el que ha fracasado estrepitosamente, el que está en una crisis creciente y definitiva..., y el que precisamente propugna de todo menos individualismo, libertad, responsabilidad, conocimiento, respeto o avance. En fin...
Muchas gracias por vuestros brillantes comentarios... Un soplo de aire fresco -ya me entendéis...-. :)
Me quedo con lo de que nosotros, y sobretodo las nuevas generaciones, aprendemos a pensar..., a colaborar voluntariamente, responsablemente..., fijándonos no sólo en nuestros derechos, sino también en nuestros deberes -como individuos y como especie-, en dar y recibir -no sólo en lo segundo-. Con que el ser humano es perfectamente capaz de desengancharse de tantos lastres que ya pesan demasiado, que ya no son útiles -cual bastones viejos-.
Lo concibo como una revolución individual, no social, o educativa... Esa revolución la tenemos ganada, y pienso que la estamos viendo y la veremos con todas sus consecuencias en las próximas décadas... Además, pienso que es contagiosa -al igual que la socialización, el aborregamiento o el consumismo, que tanto se parecen-, ya que con-vivimos, y estamos tremendamente conectados... -quizás más de lo que nos imaginamos o creemos haber descubierto mediante nuestras ciencias o nuestros “saberes”-.
Comparto la visión niponiana sobre los lastres judeocristianos y de toda índole... Y precisamente los argumentos del tipo “por naturaleza”, “antinatural”, etc..., me parece que vienen muy bien para alimentar y dar fuerza a dichas comidas de coco, e incluso las pueden hacen parecer medio creíbles en ocasiones, revistiéndolas de pseudociencia barata.
¿Así que nada de ser gobernados?. Evidentemente estoy de acuerdo. Pienso que los tiros van a ir por otro lado, que ese chip ya se está empezando a cambiar...
Estoy muy de acuerdo con lo de preferir las relaciones personales a las familiares, sociales, etc... De hecho, dentro de mi familia, hay personas con las que tengo una relación meramente “familiar” muy de vez en cuando y otras, como mi buen amigo Benijno, por ejemplo, con las que tengo una relación realmente al margen de toda estructura o esquema social... En la relación con mi mujer, mi nipona, mi amor..., también prescindo/prescindimos de todo ello... Creo que son relaciones muy muy saludables y libres de lastres sociales... -de lo que la “suciedad” espera-. Sí, prefiero las personas...
Mi último apunte iría dirigido a las leyes..., las cuales, en dicho cambio, ante dicho panorama individual, están destinadas a reducirse a mínimos, contrariamente a la tendencia anterior, que ha sido la de crecer y crecer, la de meterse increíblemente y asquerosamente en todos y cada uno de los ámbitos de la persona, complicándose, requiriendo multitud de tochos para solucionar un problemilla de tal o cual manera -dependiendo de qué trampeja o interpretación hagamos-, en fin..., para que los abogados hagan falta hasta para ir a mear..., y para estar bien controladitos o encauzaditos todos, “libres” como el viento..., juas...
Muuuuuuuuuuuuuuu....

~~~

¿Cómo cambiar la sociedad?

Carlos Marx decía que la organización social, cultural y política es la superestructura, que se basa en la organización económica y se sustenta en ella. Decía que si queremos cambiar algo del sistema social, cultural y/o político, debemos empezar por el económico. Yo estoy bastante de acuerdo con esto, aunque también pienso que hay factores de interdependencia entre unos niveles y otros. En todo caso, opino que ante todo somos personas, individuos, los que integramos las diversas estructuras humanas: familiar, económica, religiosa, cultural, social, política, internacional, etc. La base, pues, está en mi opinión no en la economía, sino en la personalidad, en el grado de evolución de la inteligencia emocional del conjunto de los individuos. Por tanto, el trabajo individual de conscienciación de cada uno de nosotros es el punto de partida de todo cambio a cualquier otro nivel.

El mal principal de la Humanidad es el materialismo, y lo ha sido siempre desde que existe la Historia. Los judíos eran materialistas porque esperaban la resurrección de los cuerpos el día del Juicio Final, y entendían la moral como un simple mercadeo con Yahvé, el castigador, de acciones prescritas o proscritas por las Tablas de la Ley. También los egipcios eran materialistas, porque esperaban la resurrección de sus cuerpos y por ello embalsamaban sus cadáveres para conservarlos y poder regresar a ellos. También en la Edad Media, a pesar de que todo el mundo tenía permanentemente a Dios en la boca, la sociedad era básicamente mundana y materialista, como demuestra lo descaradamente impíos que eran la nobleza y el clero, así como la crueldad sin escrúpulos de aquel sistema social tan injusto y belicoso. Hoy en día también somos materialistas, y ello se manifiesta en el consumismo, en la obsesión por el dinero, por la fama y por el poder, en el culto al cuerpo, en el estrés, en el querer siempre más, en el ir cada vez más rápido, en la muerte de las ideologías (en sus dos vertientes: descafeinarse o fanatizarse), en la ausencia total de valores morales.

Todo el mundo ha perdido de vista que en realidad somos almas que estamos de paso en este universo sensorial, estamos de vacaciones en este cuerpo de sangre y hueso. Todo el mundo ha pasado por alto que el ámbito de la materia es irreal, es sólo una ilusión de la percepción. Todo el mundo ha olvidado que lo único que existe y que importa es el ámbito del espíritu, el placer moral de hacer aquello que nos convierte en humanos en lugar de hacer aquello que nos convierte en monstruos, el placer de sentir que vale la pena vivir en lugar de sentir náuseas permanentes ante tanto abuso y vejación, el placer de la comprensión y la solidaridad en lugar de esta lucha repugnante de todos contra todos en la que sólo hay una ley: la del más fuerte.
Si queremos cambiar nuestra sociedad de verdad y no nos conformamos con sustituir un tipo de esclavitud por otro, hemos de ir a la raíz del asunto, y hemos de erradicar de nuestros corazones el materialismo, el apego a todo lo que es material, irreal, efímero, inhumano. Hemos de redirigir nuestras prioridades a lo humano, a los sentimientos y emociones, que son lo único imperecedero y auténtico. No quiero tener unas leyes así o asá, ni unos políticos así o asá, ni unos monumentos de piedra así o asá, sólo quiero ser feliz y punto. Quiero ser feliz, y para eso es necesario que mis congéneres también lo sean, porque no puedo vivir aislado de mi entorno, y si mi entorno es hostil, malgasteré mi vida luchando contra él, mientras que para ser feliz necesito estar en paz conmigo mismo y con mi entorno. Es necesario que yo y mis congéneres seamos felices; en otras palabras: es necesario que en la sociedad no gobierne ni la ley ni el más fuerte, sino el amor. Como decía Kant, “todos los males de este mundo proceden del miedo y la pereza”. Yo opino que todo es reducible al miedo, porque la pereza es el miedo al esfuerzo. Como decía Louise Hay, “el miedo es lo contrario del amor”. Como decían los Beatles: “todo lo que necesitas es amor”. Como decía San Pablo: “ama y haz lo que quieras”. Saquemos de nuestros corazones el miedo, la inseguridad y la pereza, y pongamos en su lugar el amor a los demás, el amor a nosotros mismos y una sana disciplina. Todo lo demás son superestructuras organizativas que se nos darán por añadidura.

~~~

Has comenzado hablando de materialismo y yo tengo una pregunta:
Teniendo en cuenta que la idea de identidad propia, del "yo", y por tanto, del "mio", del "tu" como otro, y por tanto, del "tuyo", aparece en el 100% de los seres humanos a los 4 años... puede ser que sea imposible escapar de ese materialismo?
En mi opinión, el problema está en que, al contrario que en algunas tribus y pequeños grupos africanos y asiáticos, tienes 3 o 4 años y ya te dicen "esto es tuyo" "esto es mio".
O el materialismo va unido a nuestra idea de identidad (propia y externa) o es un problema educacional de lo más básico.
No creo que sea de los judios, ni de los egipcios ni de ningún otro grupo, sino más bien racial (los humanos), biológico (viene con la idea de identidad), o educativo/educacional.

Por cierto, si alguien está pensando en las comunas que no se equivoque. La gran mayoría de las personas que se unen a comunas lo hacen por cansancio y agotamiento del sistema que les rodea, pero el materialismo ya lo tienen dentro.

Esa es la pregunta que lanzo y a ver que me respondéis.

Muuuuuuuuuuuu!!!!!

~~~

Antes de leer el comentario de Nipona,me había hecho algunas anotaciones : ¿se puede prescindir del materialismo? ¿es malo o es preciso para sobrevivir?. Concuerdo con ella- sin que sirva de precedente eh¡- y creo que sin él dificilmente ninguno pueblo en la historia hubiera podido sobrevivir.Y es que hablaís de vivir en su forma óptima, pero hay que pensar que fuera de nuestra criticada sociedad capitalista lo que más abunda es la miseria, el hambre,la injusticia en todas sus manifestaciones, la incultura y el fanatismo que son las causas principales de los males anteriores.
¿Alguien cree de verdad que los males de la humanidad se curan con amor o que éste los enmascara o atenúa? Yo no creo que seamos almas de paso y si personas que nos apegamos a la tierra(la materia),que luchamos todos los dias por seguir viviendo, que nos esforzamos buscando la felicidad durante la única vida que tenemos y que cada uno desarrolla sus conocimientos para conseguirla ¿no os parecen suficiente valores morales?. Algunos lo consiguen temporalmente, creo que todos lo intentamos y la duda de conseguirla da aliciente a la existencia. Al respecto, quiero completar con la libertad y la cultura la base económica defendida por Marx.
Lo siento Benigno (me parece que eres tan buena persona como tu primo) pero me he autoasignado el papel de feo en esta película.

Muuuuuuuuuuuuuuuuuugidos cariñosos.

~~~

Maligno eres al aprovechar que estaba fuera para tocar este interesante tema. Voy a decirte varias cositas aprovechando los comentarios del Benigno.
Seguro que el funcionamiento de los partidos políticos deja mucho que desear, sin embargo como en otras muchas cosas de la vida pienso que son un mal menor necesario.Recuerdo como era la vida en general cuando no existían. Entonces si que eramos un rebaño superinmenso, como los felleros de hoy en dia, que no han evolucionado. También creo que no todos son iguales, hay entre ellos diferencias muy importantes que condicionan o pueden condicionar nuestra vida cotidiana. Por ejemplo: un partido nos mete en la guerra de Irak, otro nos saca y hay otras menos llamativas pero que afectan al dia a dia de las personas.
Decirte, mas bien recordarte, que las crisís generalmente son positivas, al buscar soluciones a problemas existentes y aunque algunos de ellos hayan caducado, no significa que todo el esquema lo esté.
Seguiremos con el tema, no?, aunque sea comiendo paella en la playa.......
Cariñosos muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuugidos,otra vez.

~~~

Estimados Nipona y Jefetereo: vosotros y yo estamos de acuerdo mucho más de lo que parece. Sólo es la definición de materialismo la que no compartimos.

Somos seres humanos, y por tanto tenemos un cuerpo material que vive en un mundo material y tiene unas necesidades materiales. Esto es una realidad
insoslayable. Reconocerlo y actuar en consecuencia no es ser materialista, es ser realista, es pensar y hacer lo ineludible.

Yo llamo materialistas a aquellas personas que se olvidan de que no sólo tenemos un cuerpo material, sino también una mente inmaterial, es decir, un
"yo", una identidad personal, un conjunto de sentimientos, pensamientos, recuerdos, conocimientos y capacidades. Nuestro cuerpo material experimenta
los más variados cambios a lo largo de los años y las circunstancias, hasta el punto de que el bebé que fuimos y el adulto que somos no tienen
prácticamente nada en común. No obstante, nadie duda de que hay una entidad que se ha mantenido constante a lo largo de todas esas transformaciones
materiales. Esa entidad es la que cada uno de nosotros llama "yo". Todos sabemos que nuestra percepción de nuestro propio "yo" íntimo y personal es
totalmente independiente de la imagen que el espejo nos devuelva, independiente de si tenemos dos piernas o las hemos perdido en un accidente.

Es obvio y no necesita demostrarse que los seres humanos constamos de un cuerpo material y de una mente o alma que no es material. No entro a
considerar si el alma es mortal, si transmigra de un cuerpo a otro a lo largo de varias vidas, o si puede salir temporalmente de su cuerpo y hacer
viajes astrales; sino que me limito a lo que es evidente para cualquiera.

Es innegable que nuestro cuerpo tiene unas necesidades que hay que satisfacer imperativamente: alimento, ropa, cobijo ante las inclemencias del
tiempo, unos mínimos de salud y confort que hagan soportable estar dentro de nuestra piel. Si existiese alguna cultura, religión o ideología que negase
esto, incurriría en gravísimos errores y carencias.

También es innegable que todo ser humano tiene al mismo tiempo otro tipo de necesidades que no son materiales, sino emocionales: no puedo vivir sano
mentalmente en soledad absoluta, necesito que alguien me escuche, necesito sentirme querido aunque sólo sea por una persona en este mundo, sería
insoportable una existencia en la que absolutamente todo el mundo me ignorase como si no existiera o me tratara como si fuera el insecto más
inmundo. Un monarca europeo de la época de la Ilustración hizo el experimento de criar a niños y niñas que cogía de muy pequeñitos y a los que
ofrecía todos los cuidados materiales imaginables, pero impidiendo que tuvieran cualquier tipo de contacto con ser humano alguno: el resultado fue
que ninguno de los pequeños sobrevivió. En otras palabras: el ser humano tiene unas necesidades afectivas y sociales mínimas, sin las cuales la vida
es un suplicio insoportable. Sin un mínimo de amor, el ser humano sucumbe. Ésto es tan evidente e innegable que no necesita demostración. Si existiese
alguna cultura, religión o ideología que pretendiese ignorar este hecho, incurriría en gravísimos errores y carencias que pondrían en serio peligro
el bienestar, la salud e incluso la supervivencia misma de los seres humanos adeptos a dicha ideología. El problema es que hoy casi todo el mundo es
adepto a una u otra ideología de esta clase y cae en el error fatal que yo denomino materialismo.

Hay millones de personas en el mundo que son tan pobres que ni siquiera pueden satisfacer sus necesidades corporales mínimas. No obstante, muchos de
ellos afirman ser felices. Buena parte de éstos viven en la India, un país donde se cree firmemente en la reencarnación y donde los valores
espirituales aún son muy importantes en la sociedad.

Hay millones de personas en el mundo que tienen de sobra recursos materiales para satisfacer sus necesidades corporales. La relación de proporcionalidad
entre la riqueza material y la felicidad es inversa: cuanta más abundancia material hay en un país o capa social, mayor es su índice de suicidios,
depresiones, agresividad, competitividad, frustración, estrés, etc. Esta ley de proporcionalidad inversa es válida a nivel estadístico, pero no a nivel
individual, ya que podemos encontrar abundantes excepciones individuales honrosas.

Hasta ahora me he limitado a exponer hechos objetivos, científicamente comprobados, imposibles de refutar por cualquier persona que esté dispuesta
a argumentar y dialogar.

Parto de la base de que cualquier ser humano desea ser feliz. Es un contrasentido decir que alguien disfruta de ser infeliz.

La conclusión que saco de todo lo dicho hasta ahora es que para todos aquellos que no sufrimos hambre ni necesidad, el mundo material no tiene
relevancia, porque no sirve para hacernos felices.

Nuestra cultura es heredera de una situación de hambre y necesidad. En tal contexto, el materialismo estaba justificado. Por ejemplo, yo mismo
preferiría casarme con una persona a la que no amo antes que morirme de hambre. Pero hoy en día aquel sustrato económico ha cambiado en países como
el nuestro, y por tanto la superestructura ideológica también es preciso que cambie y se adapte a la nueva situación. Por ejemplo, hoy en día la opinión
pública condena los matrimonios por conveniencia, la ley los prohíbe, y somos muchos los que opinamos que el matrimonio sin amor es inadmisible en
nuestras vidas.

El materialismo era correcto y adecuado en la época en la que los seres humanos vivían en un contexto de animalidad y miseria extremas. Si me muero
de hambre o de frío, entonces no puedo ser feliz porque me he muerto. Pero en una sociedad opulenta, el materialismo es contraproducente porque nos
hace perseguir objetivos superados hace ya mucho tiempo y nos distrae de nuestro objetivo actual, que ya no es sobrevivir, sino ser feliz. Una vez
satisfechas las necesidades materiales básicas, hay que empezar a dedicarse a las necesidades emocionales básicas. Si ya no paso ni frío ni hambre,
entonces mi próximo objetivo ya no será material, sino emocional: necesito un poco más de amor en mi vida para aumentar mi sensación de bienestar.

~~~

Estoy muy de acuerdo contigo, amigo Benijno...
En mi opinión, la palabra alma seguramente es la que puede chocar más en tu exposición a las reses amigas, sobretodo niponianas y jefetéreas, aunque digas que puede ser un alma mortal... Pienso que a muchas personas les dará alergia la mencionada palabreja, por su hastío con las religiones y otras sectas menores de todo tipo que la han utilizado y la utilizan...
Según la ciencia actual, los límites entre materia y energía, entre partícula y onda, se difuminan, e incluso desaparecen... Así que cada día más, hacer una diferenciación entre nuestro cuerpo físico, energético, mental (o incluso “alma”, como dices), como si fuesen cosas totalmente diferentes o incluso opuestas, no me parece lo más acertado... Más bien deberíamos hablar de una misma cosa, de una organización energética en diferentes “capas” o frecuencias, cada una con unas características, función, duración, evolución, “densidad” o “apariencia” determinadas, pero con una innegable conexión o relación que permite al sistema funcionar y relacionarse a diferentes niveles. Una conexión deficiente entre dichos aspectos energéticos relacionados -a los que llamamos normalmente ser humano, o transformador eléctrico, como nos gusta llamarlo a Nipona y a mí-, da lugar a la enfermedad o incluso la muerte, entendida ésta como un caos o colapso del complejo sistema, con la consiguiente transformación de dicha energía y su evolución hacia otras formas u organizaciones energéticos de diversa complejidad... Es evidente que todas las “capas” del ser humano tienen una evolución, renovación o muerte diversas -aunque con una clara relación, ya que el sistema es un todo en realidad, aunque más o menos armonioso, potente o duradero en cada caso...-. Y la ciencia actual está en pañales, en unas capas más que en otras -hablando sólo de las que comienza a "coñocer", y no de las muchas otras que previsiblemente quedan por descubrir, día a día, año a año, siglo a siglo...-. Poquito sabemos todavía de las energías que se mueven en nuestros cerebros, tanto hacia el interior del propio sistema como hacia el exterior -lo cual también es una diferenciación que se desvanece cada día más-. Desconocemos también la evolución de dichas energías con posterioridad al colapso del sistema, y asimismo, no tenemos ni idea de si, tras dicho caos, pervive algo del orden energético anterior o no, fluyendo, dispersándose y transformándose todo éste de forma radical dentro de éste continuo o todo espacio-temporal...
Yo tiendo a pensar que no tenemos partes espirituales y otras materiales, partes "elevadas" o superiores y otras más "bajas" o inferiores, partes divinas y no divinas... O todo lo que somos es divino o no lo es nada, o todo es elevado o nada lo es... Otra cosa es la diferencia vibratoria, por decirlo de alguna manera, entre unas u otras capas de las que nos componen...
Por mis experiencias opino que no todo empieza y acaba en nuestras “capas” más densas... Es decir, que opino que la dispersión o transformación de dichas capas más densas del ser humano no conlleva lo mismo para todas las demás, y que tras ello, la coherencia u orden en algunas de ellas persiste, sin que nada sobrenatural o divino suceda, salvo simplemente energía que se transforma, que evoluciona de diversas formas...
A propósito, opino que si no desarrollamos nuestras diversas facetas estamos incompletos, y no evolucionamos equilibradamente como individuos... El problema es que algunos se mueven en unas “capas” de la persona casi exclusivamente, desconociendo otras con las que manifestarse o con las que funcionar...
Hoy en día, en las zonas más desarrolladas al menos, con el aumento de la esperanza de vida -casi triplicada-, ya nos podemos plantear la exploración más profunda de todo lo que somos, de nuestras potencialidades a distintos niveles, hablando ahora de felicidad y no sólo de supervivencia...
Si en dicho panorama no somos capaces de salir de la mera supervivencia y reproducción, malgastando energías y complicando hasta límites insospechados dichas simples facetas, dejándonos arrastrar por mil comidas de olla, mil miedos, mil necesidades creadas para el control de masas, mil prejuicios, mil laberintos y ataduras absurdas que parecen imprescindibles en nuestras vidas y que terminan por enfermarnos e incluso matarnos, o por no dejar espacio para nada más..., si dejamos que esto ocurra, es que nuestro desarrollo no es verdadero desarrollo, sino una mera paja mental, un mero rizar el rizo o una absurda complicación de lo simple que no nos lleva a ninguna parte, y que desde luego no nos proporciona equilibrio ni felicidad como personas, sino más bien el desperdicio vacío y borreguil de unas oportunidades y de un tiempo de vida que no se han dado en el pasado y que no se dan en el presente en la mayoría del globo... Una verdadera lástima...
Y esto nos lleva al cambio individual del que estábamos hablando todo el tiempo, ese que siempre redunda en la globalidad y en las estructuras que ésta utiliza o desecha en cada momento...
Así que si lo quieres llamar una revolución o cambio del individuo como globalidad, como estructura compleja o como universo en sí mismo, estoy totalmente de acuerdo... Después vendrá lo demás, no al contrario...
Todo ello lo podemos englobar, si quieres, con palabras como amor, consciencia, profundidad, equilibrio o felicidad individuales, etc..., pero interpretadas en este contexto, no en el hippy, en el new age, en el católico, en el de la psicología barata, en el hollywoodiense... o en muchos otros que también pueden venir asociados a dichas expresiones tan generales..., y que no suponen ningún cambio individual en mi opinión, sino más bien formas más o menos modernas de control o pastoreo...
Mugidos con mucho cariño a todos, y gracias por vuestros interesantísimos comentarios. Un verdadero placer leerlos...
Y un muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu especial muy grandote para ti, mi chiquitina nipona. Asias, mi amor...

~~~

christian louboutin sale
christian louboutin on sale
christian louboutin shoes on sale
christian louboutin sale shoes
christian louboutin shoe sale
christian louboutin shoes sale
sale christian louboutin
christian louboutin for sale
christian louboutin sales
christian louboutin shoes for sale
christian louboutin boots sale
sale christian louboutin shoes
christian louboutin sample sale
christian louboutin pumps on sale
christian louboutin flats sale
christian louboutin outlet sale
christian louboutin pumps sale
christian louboutin boots on sale
christian louboutin on sale real
real christian louboutin shoes on sale
christian louboutin heels sale
christian louboutin heels on sale
sale on christian louboutin shoes
Envía tu propio mugido!