Colaboraciones


Gracias, mi Arguiñana!!!!!

Muuuuuuuuu!!!!!

Sí..., es cierto lo que se rumorea, lo que se narra, lo que se cajca, lo que se comenta, lo que se vocifera por ahí... Lo confieso!!!, tengo secuestrada a la mejor cocinera del mundo -entre otras muchas cosas en las que tiene el título de "Best of the World", como en esposear, sin ir más lejos.

Tengo a Karla Arguiñana, toda para mí!!!!!!!! Valgan estos ejemplos:

Un día cualquiera llego de trabajar, mi esposa Karlota me sienta a la mesa, me regala una sonrisa de las suyas y me saca un platazo cojonudo de Hummus, con un poco de ajito y pimentón, acompañado con pan de pita y un rico gazpacho suave. De postre, una exquisita tarta mousse de queso y chocolate con hojitas de menta, para chuparse los dedos. Tócate los cojones!!!!

Otro día, sin comerlo ni beberlo llegué a ser el chuleta de un barrio llamado Bel Air, y va mi Arguiñana particular y me saca para almorzar un Roller de queso, pavo y lechugas variadas, para correrse -y lo repite a menudo, para más inri...-.

Ayer mismo: Me sienta a la mesa y con ojitos de ilusión me saca un delicioso pollo con salsa-puré de setas, acompañado de kilos y kilos de deliciosa tempura de verduras. Como postre, una tartaza de manzana de la hostia, y un sorbete de limón espectacular con gelatina de lima y hojita de menta... Mae mía Mennaddo, mae míaaaaaaaaaaa!!!!!


Podría seguir líneas y líneas y no terminaría de describir los platazos y postres cojonudos que me prepara la vaquita con su delantal moteado, su gorrito de cocina y todo su amor: caldo gallego, merluza a la miel, pastel de verduras, saquitos de salmón con espárragos, pastel de queso con nueces, cous cous, tartaletas de frutas, ensaladas árabes, saquitos variados de frutas, hojaldres rellenos variados, fideuas deliciosas, pimientos rellenos, salpicón de marisco, berenjenas rellenas, setas preparadas de mil formas, champiñones rellenos, fingers de pollo, sanwiches especiales y ensaladas exóticas, platos asiáticos, verduritas de mil maneras y a las mil salsas, quesadillas espectaculares, verduras caramelizadas, platos agridulces de la polla en pepitoria, y un largo etc. que incluye mil inventos propios para chuparse los dedos, las manos y los antebrazos...

Pero es que para terminar de llegar al orgasmo, las presentaciones de los platos que su esposo disfruta a lo largo de un día cualquiera -aunque para nosotros no existen días de esos-, son simplemente maravillosas: hojitas de menta, de hierbabuena, etc..., frutos rojos, hierbas, siropes, trocitos de chocolate, gelatinas, espumosos de patatín y de patatán, chocolate espolvoreado, etc, etc, etc...

En fin..., que no sólo soy el tío más feliz del mundo, sino que también soy el tío que mejor come -y más disfruta haciéndolo- del mundo... todo ello desde que conocí a nuestra querida vaquinha y la secuestré -toda para mí, jodeos cabrones..., jodeos cabronas, ja ja ja, es mía!!!!-.

Gracias, mi amor... por hacerme la vida tan agradable. Siempre a tu lado.

Te amo.

Obviedades y perogrulladas de cajón..., pero nada claras...

Muuuuuuuuu!!!!! Sí, muuuuuuuuuuu!!!!!

Enlazando con el último post vacuno, cojonudo por cierto -bota bota la pelota, poing, poing, poing-, voy a escribir a bocajarro sobre algunos de los temitas eternos que cansan, avergüenzan y que en mi opinión deberían estar más que superados globalmente hoy en día, como por ejemplo, y sin ánimo de ser exhaustivo, los siguientes: deberíamos preservar el medio ambiente que nos sostiene -como un préstamo que nos hacen las futuras generaciones-, y toda nuestra tecnología debiera ser respetuosa con el mismo para considerarse como tecnología, pues si no sólo se puede calificar de fallo, fracaso o "campo de investigación insuficientemente desarrollado"; deberíamos crecer de manera sostenible -el planeta sólo puede albergar a un número determinado de seres humanos, no más-; la infancia es algo muy fragil y valioso, un valor a proteger en todo el globo; debemos redistribuir la riqueza a escala planetaria -pues no habrá paz mientras existan desigualdades tan exageradas e irracionales-; cada ser humano por el mero hecho de serlo, debería tener acceso a sus necesidades básicas -alimenticias, sanitarias, afectivas, educativas y de vivienda digna-; el dinero debería ser considerado como un antiguo invento innecesario e infantil, porque el intercambio justo y la colaboración entre personas con necesidades cubiertas es una manera mucho más madura e inteligente de funcionar, y potencia valores muy distintos; el mundo no es un mercado, ni las personas mercancías o engranajes del mismo, todo ello supone una aberración a corregir; el acceso a la educación, a la formación y a la información debería ser un derecho de todos en igualdad de condiciones; no existe ninguna raza que sea superior a otra; ni el hombre está por encima de la mujer ni la mujer está por encima del hombre, son totalmente complementarios e igualmente valiosos; no debería fomentarse ni permitirse ninguna forma de esclavitud en ningún lugar del planeta; los animales también poseen derechos y merecen nuestro respeto, y entre otras cosas, la "fiesta" taurina debería ser erradicada y los toros preservados y protegidos como patrimonio natural de la humanidad; machacarle la cabeza a puñetazos a otra persona no debiera ser considerado como deporte, sino como barbaridad primitiva hace tiempo superada; todas las tendencias y preferencias sexuales entre adultos libres debieran ser respetadas; todo colectivo debería tener en cuenta al individuo y a la minoría, porque en caso contrario no sería una colectividad justa, sana ni por supuesto práctica o efectiva para la colaboración entre las personas; el individualismo total y la competitividad feroz son siempre superados por la interconexión, la unión y la actuación conjunta, pues son medios mucho más enriquecedores que multiplican los resultados finales; la vía pacífica -el diálogo constructivo- debiera ser el único medio para la resolución de todo conflicto entre individuos y entre colectivos, pues la guerra y la violencia generan más guerra y más violencia, dejando a su paso odio, destrucción y separación durante generaciones, sin haber servido para solucionar absolutamente nada; la diversidad cultural e ideológica supone un enriquecimiento planetario que merece ser conocido y preservado, y no confrontado, marginado o aplastado; para entendernos en todo el globo debiera haber un idioma neutral y de fácil aprendizaje; pertenecemos a un sólo planeta, y el concepto frontera, patria o país debiera haber desaparecido hace tiempo, siendo sustituido por meras redes o regiones físicas y culturales del globo, con un diálogo y una colaboración justos entre individuos; la visión única, cerrada o unilateral es totalmente superada por la visión conjunta, abierta y multilateral; la sinceridad, la claridad, la coherencia y la transparencia son totalmente preferibles a lo contrario; deberíamos potenciar las relaciones personales evolutivas o positivas, y tratar de convertir las neutras en constructivas, pues la alternativa son las relaciones involutivas, en las que por el contrario, ambas partes salen perdiendo; si nos quedamos cruzados de brazos las cosas no se hacen solas, es necesario actuar; la religión y las creencias debieran haberse desechado por innecesarias hace tiempo, siendo totalmente superadas por la razón, la cultura, la filosofía, el método científico, la lógica, la ética, los valores, la solidaridad o el autoconocimiento, por ejemplo; etc, etc, etc...

Mientras la realidad nos siga demostrando que todos estos aspectos y muchos otros siguen siendo utopías o meros pensamientos bonitos -y que aunque parezcan simples o de perogrullo, paradójicamente todavía estamos bastante alejados de ellos-, habrá que continuar trabajando por materializarlos, por realizarlos, por vivirlos más cada día..., y la única forma de hacerlo es actuar, actuar y seguir constantemente en acción, incansables, como individuos conscientes que suman fuerzas y que no dan nada por imposible -otra creencia muy arraigada, extendida y provechosa para algunos pocos, es esa gilipollez a descartar del "imposible"-.

En fin, muchos muuuuuuussssssss potentes, ilusionados y felices por los voluntariados ambientales en los que vamos a participar en agosto la vaquinha y el malijno..., y felicitaciones a mi esposa por su blog, que es otro medio de actuar..., de no quedarse nunca de brazos cruzados...

Gracias por tu valentía y por tu coherencia, mi amor..., porque son todo un ejemplo, y porque no es una postura nada fácil ni cómoda en un mundo como el actual...

Última perogrullada: eres muy muy especial...


Ateos y creyentes... Esos seres...

Muuuuuuuuuuuu!!!!!!!

Como la jefa os ha hablado de Susan en el post anterior -yo todavía no tengo suficiente confianza con la nueva como para llamarla Sussy, lo recoñozco-, os voy a pegar algo que me envió hace poco mi querida vaquinha y que me gustó, tanto por su forma de argumentación como por parecerse muy mucho a mi actual visión u opinión sobre el cansino y eterno temita -desde hace ya algunos años, podríamos decir que me encuentro en la vertiente agnóstica del ateísmo, para que os vayáis situando-.

He de decir, también, que me parece importante reflexionar y experimentar este antiguo e infinito asunto, y tenerlo integrado -cada uno a su manera, la cual debería ir evolucionando con el tiempo, o al menos sería lo deseable para no estancarse-, pues es una faceta más de lo humano, que al fin y al cabo nos aporta conocimiento, enriquecimiento, aprendizaje -¿para qué, si no, estamos aquí?-.

En fin, ahí va:


ALGUNOS PENSAMIENTOS SOBRE LA APUESTA DE PASCAL.

Por Jon Nelson y George H. Smith.,


Nosotros los ateos escuchamos diferentes argumentos acerca de por qué deberíamos creer en Dios, y sobre los supuestos beneficios que se ganarían con esta creencia. Uno de los más populares va más o menos así:

"Deberías creer en Dios, porque si él es real y tú crees en él, ganas la vida eterna. Si él es real y tú no crees en él, sufres eternamente. Si no es real, no pierdes nada. Por lo tanto, deberías creer en Dios porque tienes todo que ganar y nada que perder".

Este argumento no es nuevo. De hecho se remonta hasta el siglo XVII y fue creado por el filósofo, matemático y científico francés Blaise Pascal (1623-1662). Pascal dice "La razón no puede decidir nada en este asunto... De acuerdo a la razón, no puedes defender ninguna de las proposiciones". Según Pascal, la razón es impotente en este asunto, de modo que deberíamos creer en Dios para estar en el lado seguro.

Es difícil imaginar qué es más asombroso: que un científico del alcance intelectual de Pascal haya podido crear una apuesta tan lamentable, o que la apuesta haya podido sobrevivir más de trescientos años, en diferentes formas, hasta nuestros días.

Primero que nada, es manifiestamente falso que la razón no puede ayudarnos a decidir el asunto. La carga de la prueba descansa enteramente en los creyentes, ya que son ellos los que proponen la idea de que Dios existe. Los ateos, al poner esto en duda, no tienen que demostrar que no hay algún dios ahí fuera en el universo; solamente tienen la carga de la refutación. Las pruebas del creyente deben ser demostradas empíricamente (mediante los sentidos), o bien ser racionalmente explicadas. Al fallar en ambas, la postura de los ateos necesariamente debe prevalecer.

En segundo lugar, el argumento no es realmente un argumento en absoluto, sino un crudo intento de manipular psicológicamente a la gente. Aunque Pascal no menciona específicamente el infierno, éste está fuertemente implícito en su argumentación.

El tercer punto es que Pascal es culpable de etnocentrismo religioso, de mirar la situación únicamente a través de sus propios ojos inclinados hacia el Catolicismo. Aparentemente, nunca conoció a nadie que no fuera católico ni ateo, ya que éstas parecen ser las únicas posturas que se le ocurrieron. ¿Qué hay de los protestantes, hindúes, budistas y judíos? ¿No podía pensar en un argumento similar para ellos o, para el caso, para cualquier otra religión existente? Si uno sólo quiere "jugar a lo seguro" y creer en una religión particular, entonces uno puede igualmente escoger la religión que tenga el peor infierno. La Apuesta de Pascal trabaja a favor de los musulmanes, y no de los católicos.

Aparentemente nunca se le ocurrió a Pascal pensar que Dios simplemente podría no ser católico. Si nuestra razón no puede ayudarnos a decidir, como él insiste, ¿entonces por qué criterio decidimos cuál religión es verdadera? Pascal naturalmente habría escogido el Catolicismo, pero, ¿por qué esta religión en lugar de cualquier otra? Sin nuestra capacidad de razonar y comparar las varias opciones, no hay manera de decidir.

Además, habría que señalar que hay literalmente miles de sectas religiosas diferentes en todo el mundo, y la mayoría de ellas alegan ser "la única fe verdadera". La lógica y el sentido común nos dicen que no todas pueden estar en lo correcto, ya que afirman cosas diferentes. Así, con las probabilidades apiladas a razón de miles a uno en tu contra, el que elijas la religión correcta parece ser una posibilidad verdaderamente remota.

Lo que nos lleva a la cuestión de por qué este supuestamente todopoderoso Ser Supremo permitiría que tuviera lugar tanta confusión. Si quiere lo mejor para nosotros, sus hijos, entonces debería dar a conocer sus demandas de una manera clara e inequívoca. Debería, por lo tanto, haber UNA sola iglesia. Si Dios existiera y si él o ella hubieran hecho esto, entonces la Apuesta de Pascal tendría alguna validez.

Otro problema es la cuestión de la integridad. Pascal quiere que dejemos de lado todos nuestros previos conocimientos, estudios y conclusiones y que aceptemos el Catolicismo únicamente en base a su fallido argumento. ¿No consideró que su omnisciente Dios sencillamente sería capaz de ver a través de tanta hipocresía egoísta? ¿Por qué es el servilismo ciego más importante para Dios que la integridad intelectual? Si Dios verdaderamente lo sabe todo, como dicen los creyentes, ¿cómo podría sentirse amenazado por el uso que hagamos de las mentes que él mismo nos dio?

Adicionalmente, la conclusión de Pascal no se sigue lógicamente de su premisa. Hay mucho que perder en esto, incluyendo nuestro autorrespeto, nuestra integridad intelectual y nuestra autoestima. Si rechazamos todo esto a cambio de una imaginaria "otra vida", en vez de no perder nada, como afirma Pascal, ¡perdemos todo!

Allá por los años setentas, el filósofo George H. Smith (autor de "Ateísmo: el Caso Contra Dios") dio una conferencia a la Sociedad de Separacionistas en la que se concentró en la Apuesta de Pascal. Ingenió una contraapuesta que va como sigue:

La existencia de Dios sólo puede ser demostrada por la razón, y nuestra razón nos dice que tal ser no existe y que, como consecuencia, una persona racional debe rechazar creer en este ser. Ahora surge la pregunta "Pero somos seres humanos falibles. ¿Qué tal si nuestra razón se equivoca en esto? ¿Qué sucederá si existe un Dios que nos castigue por no creer, y cuya existencia no pueda ser demostrada por la razón?" Aquí es donde entra la apuesta de Smith. Apostemos por la razón, dice Smith. Ésta debería llevarte al ateísmo. Hay sólo cuatro posibilidades, como sigue:

No hay Dios. El ateo está en lo correcto, y en consecuencia vive una vida feliz y plena, libre de dogmas irreflexivos y de tiranías emocionales.

La segunda posibilidad es el dios del deísmo, de quien se dice que creó el universo y luego lo dejó librado a sí mismo. No hay nada que temer de tal dios; él o ella es impersonal y no nos castiga ni nos recompensa.

La tercera posibilidad es un dios que se interesa por la humanidad. Es un dios justo y bueno. Tal dios, en su infinita bondad nunca castigaría a nadie por errores honestos de razonamiento, suponiendo, por supuesto, que no hay bajezas morales involucradas. Aquí tampoco tenemos razón alguna para temer a un dios así. De hecho, si nuestra razón es lo que nos separa de los animales, entonces no usarla podría interpretarse como el más grave de los "pecados". Si alguien está en peligro de ser castigado en este caso, es el teísta y no el ateo.

La cuarta y última posibilidad es que haya un dios injusto. Sin interés por la justicia, nos quemará sin importar si nuestros errores son honestos o no. No hay, después de todo, mayor injusticia que castigar a alguien por un honesto error de creencia, y aun así esto es exactamente lo que este cuarto dios, el dios de los cristianos, promete hacer. No le importan cosas tales como la honestidad y la integridad intelectual y, según la Biblia, nos quemará eternamente si dudamos de su existencia. No importa qué clase de vida hayamos llevado, este asunto de la creencia es esencial para determinar dónde pasaremos la eternidad. Entonces la credulidad se convierte en una virtud y no en un vicio. Por lo tanto, por definición, este dios es una deidad sin principios. Los cristianos siempre han sentido que están en mejor posición aquí, pero si uno lo piensa, en realidad están en el mismo barco que los ateos. ¿Por qué? Simplemente porque, si este dios realmente disfruta de crear gente para luego quemarla, ¿qué le podría dar mayor diversión que prometer a los cristianos felicidad eterna y luego traicionarlos y lanzarlos también al infierno? Ciertamente, no puedes confiar en la palabra de un dios injusto cuando te promete algo, ya que debe tener una vena sádica, para empezar.

Entonces, ésta es la apuesta: utiliza tu razón en todas las áreas de actividad humana, incluyendo la religión. Esto debería llevarte al ateísmo. Si no hay dios, estarás en lo correcto. Si existe el dios de los deístas, no tienes nada que temer. Si existe un dios justo, tampoco hay nada que temer; el único que corre algún riesgo es el creyente. Y si es el cuarto dios el que existe, entonces ciertamente vivimos en un universo de pesadilla, pero el cristiano no se halla en mejor posición que el ateo, de modo que, ¿por qué no vivir nuestras vidas como seres humanos racionales? ¿Por qué no hacer todo lo que podamos para hacer de este mundo, nuestro único hogar, un lugar mejor, y por qué no hacer todo lo posible para hacer que la vida valga la pena y sea disfrutable para todos? ¡En la apuesta de Smith, verdaderamente no hay nada que perder!


Muuuuuuuuuuuuuuuuu!!!!!!!!!!!

Mugidos en pastel de nata... ¡Buen provecho!

Siempre me he preguntado sobre el amor y sus múltiples facetas... Una de ellas, a mi modesto entender, supera a todas las demás en pureza, y se llama amistad... ¿Pero qué cojones es la amistad?, ¿qué coño hace que alguien sea amigo o no lo sea? Pues daré mi punto de vista sobre éste y otros temas relacionados, ya que me he "ponido" a escribir sobre ello, coño...

No creo en nada, y menos en el amor incondicional. Por ello opino que la amistad requiere de algunas cosas sin las cuales no puede darse, de algunos aspectos a cultivar para que dicha amistad no se termine marchitando... Lo básico, como el respeto y las ganas de compartir, creo que no merece la pena ni analizarlo, por lo menos no ahora... La afinidad también es fundamental, aunque es un tema muy subjetivo, y en ocasiones inconsciente -como cuando alguien no te gusta en absoluto sin saber exáctamente el por qué, y en algunas ocasiones más tarde terminas por descubrirlo-. En mi caso, para que yo considere a alguien como amigo dicha persona no tiene ni siquiera que gustarme -hilando fino, realmente no me gusta nadie, ni me gusto a mí mismo, porque soy un perfeccionista, y todos "hacemos aguas" por tantos sitios y en tantas situaciones...-. Opino que la cuestión de la afinidad se resume en que nos sintamos felices juntos y nos aportemos mutuamente, no hay más reglas, salvo quizás la implicita de que no me molesten demasiado tus defectos y tu soportes bien los míos... Por mi parte, confieso que tengo cariño, aprecio y afinidad con muchas personas, pero amigos es otro cantar -y a veces éstos no son precisamente los más afines a mí en el sentido más restrictivo del término, que no es el que acabo de aportar en las líneas anteriores-.

Para separar la amistad de otros tipos de amor, podemos compararlo con el amor familiar, muy bonito, muy comprometido, con una gran función social y emocional para la persona -en el mejor de los casos-, pero también menos puro, más interesado, con mayor contradicción emocional... Aquí incluyo a abuelos, padres, hijos, etc..., incluso aunque no exista sangre de por medio pero sí dicho vínculo -adopciones, personas que suplen o compensan en alguna medida dichos roles, etc...-. En estos casos existe un claro componente de necesidad, de intercambio interesado más o menos desigual, de compromiso social o personal -más o menos heredado de nacimiento, más o menos adquirido con el tiempo...-. Y tampoco este amor es incondicional, requiere trabajo, y por supuesto evoluciona con los años, a mejor, a peor, o simplemente a algo distinto e igualmente positivo o negativo... Dicho tipo de amor, si es tal, cumple una misión fundamental en mi opinión, pues como decía antes, sirve de apoyo y seguridad, y el componente afectivo suele ser enorme mientras perdura la relación, que puede ser toda una vida en algunos casos -como espero que sea el mío con mi familia más cercana..., de hecho estoy convencido de ello-.

Sin embargo y desde mi punto de vista, el amor que conlleva la amistad tiene un componente claro de desapego, de falta de necesidad, de libertad y nobleza -si lo queréis ver asín-. Y opino que una verdadera amistad, para serlo debe ser desinteresada, sin apego ni necesidad alguna, y más pura y transparente que el agua Bezolla -que rima con ciertas cosas que cuelgan y que no mencionaré en un blog con tanto estilo-. Con esta concepción, comprenderéis que tenga tan pocos tesoros de éstos, pues son muy difíciles de encontrar... Si que es cierto que precisamente por ello, ésta es una de las cosas que más aprecio en la vida, y me siento inmensamente afortunado por poder vivirla -muchísima gente no es merecedora de dicho regalo, no lo olvidemos, y difícilmente se encuentran plenos y felices en algún momento, ni nada que se le parezca-. Porque el mero disfrute de estar con un amigo en cualquier circunstancia -más o menos positiva- no tiene precio, y el enriquecimiento de compartir sin esperar nada a cambio y sin medir quién da más o menos, sintiendo siempre ambas partes que se está recibiendo más de lo que uno pone en la relación..., eso en mi opinión, es un tesoro inestimable, algo que cuidar y mimar al máximo... El placer -la plenitud, la felicidad- que produce una amistad es, en mi opinión, tan puro, ligero y a la vez tan profundo y sólido, que me sigue maravillando cada día... Ya sé, ya sé..., habrá quien piense que hago apología de la amistad..., pues que os zurzan..., la hago conscientemente y a conciencia, ¡hale!, ¡tanto machote y machota, colegote y colegota!

Además, tenemos el amor de pareja..., poderosísimo, arrollador, y que requiere de mucho más compromiso y también de un componente de necesidad, de complementariedad... No tiene por qué conllevar otros matices del amor en sí mismo -existen parejas que se aman como tales sin ser amigos, ni familia..., e incluso sin un gran compromiso-. Sin embargo, ésta es una faceta del amor que en mi afortunado caso se ha convertido en amor "esposil" -que es el que tengo con mi preciosa vaquinha, que no he tenido nunca antes con nadie, desde luego, y que me hace el tío más feliz del mundo, asín de clarinete-... Éste que tengo con mi pareja, es, en mi opinión, clarísimamente mucho más complejo que cualquier otro matiz del amor en sí mismo, pues en nuestro caso engloba el amor de la amistad y el amor familiar -nos hicimos amigos muy pronto, y más adelante los mejores amigos, y nos convertimos en familia también a velocidades de vértigo, casi desde el inicio de la relación de pareja-... Y si bien es cierto que nosotros tenemos lo que se podría pensar que es más parecido a un amor incondicional, de hecho no lo es en absoluto, aunque personalmente opino que las condiciones que nos mantienen unidos son tan ricas y diversas, las cuidamos tanto y nos resulta tan inmensamente fácil evolucionar con ellas, que veo muy muy muy difícil que dejásemos de realizar tantas de ellas y tan importantes como para que no nos mereciese la pena seguir caminando, trotando, bailando, pastando y mugiendo juntos.

Dicho esto, quiero dejar constancia de lo afortunado que me siento por mi familia cercana, por mis escasísimas amistades -ellos lo saben- y por mi único amor de pareja que lo es todo para mí, porque comprendo que es lo máximo a lo que se puede llegar con una persona, la máxima compenetración, la mayor unión, el máximo placer..., en fin, la felicidad..., y esto día tras día, y cada vez más y mejor...

Gracias..., y gracias amor mío...

Río Junco

En teoría parece evidente que no es lo mismo encauzar que reprimir, porque encauzada, el agua fluye mejor, con más sentido, permitiendo aprovechar todo su potecial, construyendo en lugar de destruir... Sin embargo, el agua reprimida se para, se estanca, se muere y mata..., y si logra salir de su represión lo hace arrasando violentamente, de manera caótica e incluso aberrante...

Sin embargo la práctica nos sigue costando..., porque el ser humano todavía debería encauzarse en sus múltiples facetas, debería aprender a fluir de una vez por todas, con fuerza y flexibilidad al mismo tiempo... Y si no lo hacemos cada uno, es imposible que alguien lo haga por nosotros.

Lo triste es que hoy en día nos va la vida en ello, pues como individuos y como colectivo nos encontramos tremendamente estancados, muertos, desequilibrados... Nos dejamos llevar por nuestras vidas sin ningún sentido, hacia ninguna parte, aunque eso sí, con muchísima prisa...

El planeta posee un cerebro insano, pues amplias zonas se mantienen subdesarrolladas, y las que actúan lo hacen de forma desequilibrada y suicida... Queda claro que no hemos establecido las conexiones neuronales globales adecuadas como cerebro, pues la globalización no es tal, sino que es más bien una especie de borreguización generalizada que nos aisla, lejos de permitirnos actuar como un todo armonioso de neuronas plenamente funcionales... En el fondo estamos en mitad de una serie de enormes y peligrosas borracheras, de esas que te pueden dejar gilipollas o incluso llevarte al otro barrio, y que desde luego te mantienen ciego...

En fin, confío en la oportuna activación del instinto de supervivencia ante los estímulos presentes y los que evidentemente se nos avecinan... Sigo trabajando como puedo por la lógica aplastante de una desintoxicación a tiempo y a fondo, para que el organismo se regenere y recupere facultades, o incluso adquiera otras nuevas, por qué no... Y animo a otros a que lo hagan a su manera, que con total seguridad es la mejor...

Abrazos y muuuuuuuugidos varios.

De hipocresías varias.

Muuuuuuuuuuuuuuuuuu!!!!!!

¡Qué le vamos a hacer! La abuela que me queda se muere... Ya me quedo sin abuelitos, y a partir de ahora, los piropos me los tendré que echar yo -que si soy muuuu guapo, alto, listo, bueno, majo, agradable..., que si valgo mucho..., etc...-. El caso es que mi abuelita materna, ya con casi 100 añitos, y habiendo vivido de putísima madre, está cuasi-vegetal desde hace varias semanas... Como tiene marcapasos no se le para el corazón a pesar de la extrema debilidad, como no puede ya comer le ponen goteros, y como ya no puede respirar le meten oxígeno... Básicamente está ya atontada, no habla, no come, y en sus ojos se capta claramente el sufrimiento... Los médicos dicen que de ésta no sale, que es irreversible, que está muy mayor y es cuestión de días, pero ahí sigue, sufriendo y haciendo sufrir a mi madre y a sus hermanas, que están destrozadas de cansancio y nervios...

Y digo yo... Si a nuestro hermano y amigo peludo Yaco le pusimos una inyección cuando tuvo tumores sangrantes en el estómago y no se podía salvar, ¿por qué no podemos hacer lo mismo con mi abuela?. Si lo hacemos por amor a un animal que está sufriendo y haciendo sufrir, ¿por qué no lo podemos hacer por amor a quien fue una persona querida -porque yo a mi abuela ya no la considero persona, sino vegetal-?. ¿No estaremos en una sociedad un pelín hipócrita y religiosilla de pacotilla -¡qué poeta!-, pensando en el fondo que un tal dios se la tiene que llevar a su derecha cuando le salga a él de los cojones, y mientras a sufrir todos como cerdos?. No me cabe en la cabezota dura que tengo, ni tampoco a mi familia... Y me pregunto cuándo nos liberaremos de tanta moralina religiosa y dejaremos de escandalizarnos y de tener tantísimos tabúes  con respecto a algo tan natural como la muerte, pues pienso que todavía queda mucho camino por andar en este sentido. No hay más que comprobar cómo si hablas así de claro sobre algunos temillas te tachan de rojeras inmoral y de degenerado a la primera de cambio...

Ya que me he puesto en este plan de decir obscenidades y barbaridades sobre ensañamientos médicos y prolongaciones artificiales del sufrimiento, voy a enlazar a continuación el tema de la eutanasia con otro todavía más polémico ... Porque inevitablemente se derivarían algunas consecuencias en otros ámbitos si nuestra ciencia llegase a la conclusión de que, en determinadas circunstancias -las cuales habría que estudiar detenidamente caso por caso y sin mezclar ciencia con moralina religiosa judeocristiana- uno se puede quedar vegetal o en un estado de limitación de sus capacidades humanas lamentablemente insoportable, y por lo tanto así no se es persona y casi ni ser humano, pues sólo se sufre y se hace sufrir al resto, sin posibilidad de volver a vivir... Y en mi opinión uno podría dejar escrito que se le ayudase a morir en determinadas condiciones, entre las que se podría incluir la merma irreversible y severa de las facultades mentales que nos diferencian de las piedras o de los pedazos de gelatina, y que nos definen como seres humanos... Pienso que deberíamos tener plena libertad sobre este ámbito, y que ninguna autoridad debiera meterse en dichas decisiones... En cambio, cuando no se ha dejado dicho nada en absoluto y el caso concreto plantea dichas cuestiones, los familiares deberían ser informados médicamente sobre la pérdida en vida de su familiar, y sobre su decisión de, o bien seguir manteniendo hasta que aguanten a esas células con forma de persona conocida o por el contrario quitarlas de en medio y afrontar la pérdida de inmediato.

El caso es que si pensamos en este tema de dicha manera tan malijna y abominable, en consecuencia y siendo coherentes, deberíamos defender en ciertos casos la pena de muerte... Y me explico, porque yo no estoy a favor de matar a otra persona bajo ningún concepto, haga lo que haga... Pues opino que cargándonos a gente que ha matado o violado no logramos absolutamente ningún cambio positivo, y menos aún conseguimos reducir la criminalidad o la violencia, contra la cual disponemos de mejores medios, mucho más simples, aunque muy costosos económicamente y tremendamente trabajosos a medio y largo plazo, por lo cual no interesan demasiado actualmente...

Entonces..., ¿cuándo enlazo la eutanasia con la pena de muerte?. Pues cuando se comprueba científicamente desde todos los puntos de vista que la persona ha dejado de serlo, para convertirse irremediablemente en un trozo de carne que sólo causa sufrimiento, a sí mismo y a su entorno... En este contexto, cada vez hay más evidencias científicas y mayor consenso sobre enfermedades mentales que borran a la persona del mapa y que son claramente irreversibles, salvo que logremos algún día extirpar áreas cerebrales dañadas o con nulo desarrollo para transplantar otros nodos perfectamente sanos y operativos, capaces de interconexionarse con el resto, cosa de la que hoy en día estamos muy alejados, lamentablemente.

Así, por ejemplo, cierto grado de psicopatía se está considerando irreversible, y se da a la persona por perdida, convirtiéndose en un auténtico pedazo de carne que no siente y que no puede parar de matar o violar a personas para conseguir cualquier cosa que se le antoje en cualquier momento, normalmente a raíz de los malos tratos en la infancia combinados con contextos de pobreza, alcoholismo materno y desordenes genéticos asociados, con lo cual el cerebro no ha sido capaz de desarrollarse para dar lugar a una persona, pues no se han podido establecer las conexiones neuronales adecuadas, y las que se estaban creando se rompían una y otra vez... Dichos casos de personas adultas psicópatas, con un largo historial de asesinatos y violaciones -también en la cárcel, por supuesto-, cuyos cerebros enfermos ya no tienen la plasticidad infantil para modificar su estructura ante nuevas circunstancias más benignas, son claramente irrecuperables según lo que hoy por hoy vamos conociendo... Y por tanto, en dichas circunstancias comprobadas por el equipo médico y científico cualificado, no estaríamos ante una persona, sino ante una abominación peligrosísima e irrecuperable con aspecto humano que sólo es capaz de causar un inmenso dolor a familias enteras... una máquina de matar y violar sin escrúpulos ni cualidades humanas, salvo la de engañar para no ser descubierto y poder seguir matando, a modo de virus inteligente que muta y se camufla, pero nada más... Si esto fuera así, borrarlo del mapa sería lo mejor para todos, y también para dicho pedazo de carne... De hecho, si yo supiera que me voy a convertir en algo semejante, dejaría escrita mi sentencia de muerte, al igual que en el caso de padecer otras enfermedades mentales degenerativas sin cura o reinserción conocida -como la que padeció mi otra abuela, el penoso alzheimer-, o al experimentar otros estados vegetativos con los cuales pierdo claramente mi condición de persona para siempre, porque en los casos expuestos pasaría a ser un estorbo doloroso en el mejor de los casos, y un asesino en serie en el peor...

En fin, me quedo con una frase de ese médico de ficción llamado House, amado y odiado por su honestidad y coherencia:  "No se muere con dignidad, sólo se muere... Se vive con dignidad".

Abrazotes malijnos a todos, a pesar de lo desagradable del temita.

Muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu!!!!!!!!!!!!!!!!!

 

Hacerse Caso.

Hace unos meses sentí, junto con mi niponcilla -desde entonces bastante jodidilla de salud, como ya sabréis algun@s- lo que supone no hacerse ni puto caso a uno mismo. Sí, porque uno, por muy malijno-superman que se crea, es tremendamente insignificante, y por mucho que se empeñe en "salirse impunemente con la suya", no siempre lo consigue -y muchas veces lo consigue sin pretenderlo- lo cual le lleva inevitablemente a un ejercicio de humildad y flexibilidad -a saber dejarse llevar en ocasiones, o saber fluir, que es otro modo de expresarlo más a lo "new age"-.

En multitud de ocasiones de mi vida he sentido claramente en qué circunstancias no me debía meter bajo ningún concepto, o en cuales me debía involucrar sin lugar a dudas. Y en mi caso, casi siempre escucho las segundas y me meto en el ajo. Gracias a esta escucha todo me suele ir bastante rodado, todo fluye. Suelo decir que puedo hacer todo lo que me propongo..., pero es que en realidad suelo proponerme todo aquello que siento que puedo y debo hacer, lo cual es hacer trampa.

Sin embargo, no me hago tanto caso en las ocasiones en las que me digo a mí mismo: "no te metas en este berenjenal, bajo ningún concepto, o habrá consecuencias...". Claro, y es que como buen capricornio, uno es bastante cabezoncete -por ser benijno conmigo mismo-, y encima, acostumbrado a que todo me "salga" o a hacer lo que me da la gana con éxito, pues no tolero muy bien que nadie me impida nada, ni siquiera me lo tolero a mí mismo. Así, en estas ocasiones, a veces me desoigo, o me hago el sordo, y "tiro palante", a pesar de saber a ciencia cierta que habrá consecuencias negativas de algún tipo, pues el "salirme con la mía" me termina compensando a pesar de todo... En otras ocasiones no me repatea tanto la aceptación de la situación intuida, y accedo a obedecerme...

Mi vacuna mujer, que se escucha bastante más en este sentido, me comprende perfectamente, y a veces también se pasa por el forro sus "avisos" internos, por tal o cual motivo... A ella le habla muchísimo su "estómago", pues siente dichas historias mentales en esa parte de su cuerpecillo. Y suele decir que su estómago nunca se equivoca -aunque siempre hay que dejar un margen de falibilidad, lógicamente-.

Pues bien, como os iba contando, hace unos meses sentimos ambos que un plan con unos amigos no lo "veíamos" claro... Era un plan de fin de semana, pero yo no me veía ahí, no lo sentía para mí, no sentía nada... Era un fastidioso aviso para que no fuéramos, fastidioso porque visto lógicamente todo apuntaba a que iba a ser un fin de semana fantástico en un entorno maravilloso y con una compañía con la que las distancias entre seres humanos se desvanecen, dejando paso a uno de mis mayores disfrutes, por no decir el mayor de todos: el manifestarse con total transparencia en todos los sentidos gracias al cariño y la apertura de los demás, pudiendo compartirse uno mismo al 100%, cosa que poca gente se merece o sabe recibir...

Mi querida esposa, por su parte, igualmente fastidiada, veía dos líneas claramente, gracias a su "estómago"... Una de las líneas era la de nuestras circunstancias, y la otra la que conformaban las circunstancias del mencionado plan de fin de semana. Estaba claro en su cabeza que esas dos líneas no debían cruzarse, pues si lo hacían habría consecuencias, y éstas podrían ser irreversibles muy probablemente...

Así que, a pesar de nuestras percepciones, nos hicimos los remolones -sobretodo yo, que tengo práctica en hacer "la vista sorda y los oídos ciegos"-, y aunque nada convencidos, decidimos que nuestros cojones eran muy gordos y que íbamos..., eso sí, con mucho cuidado en la carretera, como siempre o más todavía.

Efectivamente algo no iba bien..., y aunque no se dejó sentir en el aparentemente cuasi-perfecto fin de semana, sí lo hizo un par de días más tarde..., cuando ya creíamos que nos librábamos -lo cual sabíamos o intuíamos que era muy muy poco probable-. Para resumir, diré que hubo dolor, hubo llanto, hubo decepción, hubo conflicto, y también aprendizaje a través de todo ello, como gente despierta que somos... Pero a pesar de ello, las cosas se pueden aprender de otro modo, y sobretodo sin efectos secundarios, especialmente si estos suponen la posible pérdida de una queridísima amistad...
















































En fin, el tiempo dirá si los abismos abiertos se vuelven a cerrar..., si los puentes que se tienden se construyen de verdad desde ambas partes o sólo en apariencia, quedando éstos a medio camino... Veremos si puede más la seguridad del refugio o el valor del compartir, en definitiva, si nos quedamos con el miedo o con el amor..., pues de lo segundo hay muchísimo...

De todos modos no importa, nada es importante y todo lo es... Sólo queda agachar la cabeza y asumir el error con dignidad, con humildad, siempre para no volver a cagarla en otra ocasión, y para no arrastrar a otros en mis ansias de "salirme con la mía" a toda costa... Pues es de sabios escucharse más, es necesario hacerse un mayor caso..., ya que es mucho más costoso el construir que el destruir, tanto en tiempo como en energía invertida... Asimismo, es más fácil arrastrarse por las piedras que volar sobre el océano, evidentemente...

Al fin y al cabo, en mi opinión, la sabiduría es en gran parte el conocimiento práctico de dichos caminos, de cuándo transitarlos y de cuándo no hacerlo..., de cuándo acoger y de cuando dejar ir... Difícil cuestión cuando uno no está plenamente en sí mismo, y mucho más cuando uno está bastante perdido o alienado, esperando sin saberlo el próximo -e internamente ansiado- reencuentro consigo mismo, que en ocasiones tarda demasiado en llegar...

Con cariño, de ese cariño malijno que algunos pocos conocen y aprecian realmente... Y gracias por ello, de corazón...


De sabios... y de amargados...

Muuuuuuuuuuuu!!!!!!!

Esta noche voy de frasecitas a modo de "penesamientos" malijnos... Perdonadme si os resulto "brasas"..., pero acabo de cumplir 29 añitos y me siento algo "ilustre"...

En mi opinión: "nuestro grado de sabiduría se podría medir en función del número de opiniones que podemos escuchar sin alterarnos, escandalizarnos, enfadarnos, perder los nervios o incluso recurrir a algún tipo de violencia; porque quien mejor convive con la duda y con el caos, tanto más inteligente, valiente, flexible y feliz me parece." Así, estoy totalmente de acuerdo con frases cotidianas del tipo: "el que se enfada por gilipolleces es un gilipollas", o "el que se cabrea por niñerías es que es un crío". Pero claro, en la mayoría de casos solemos pensar que los temas sobre los que versan las opiniones que nos hacen "saltar" son los asuntos más importantes de todo el universo, evidentemente. Y llegados a este punto, yo diría: "Si alguna opinión te jode o te desequilibra, pregúntate el por qué. Seguramente algo hay para ti en ella, en el caso de que quieras cogerlo o aprovecharlo en vez de encerrarte en tu miedo y atacar ferozmente a quien te trae dicho regalo, que es, ni más ni menos que una visión distinta a la tuya propia, una parte de ti mismo y del mundo que te causa rechazo y de la que sueles huir en lugar de mirarla cara a cara, sin ser lo suficientemente sabio como para incorporarla como aprendizaje de millones de maneras posibles.".

Al respecto, se me ocurre otro pensamiento, que muchos sin duda habrán expresado con mayor brillantez: "Muestra signos preocupantes de miedo y de ceguera quien, bajo cualquier pretexto, excluye el sentido del humor o el debate crítico de alguna materia, sea cual sea la misma, pues dicha exclusión impide relativizar, y abre las puertas al dogmatismo, a la cerrazón, al extremismo e incluso a la imposición.".

En este sentido, ni siquiera me sirve el pretexto de una pretendida "sensibilidad" del tema a tratar. Me da igual que se hable de las mayores "grandezas universales", que para cada cual son muy distintas: dioses, la muerte, el idioma, la cultura, la patria, la familia, la política, el sexo, el medio ambiente, etc, etc... Porque desde mi punto de vista, si al bromear sobre mi madre cualquiera termina inevitablemente siendo agredido por mí, o si el hecho de efectuar una opinión crítica sobre mi padre supone perder mi amistad, desde luego demuestro que no soy precisamente sabio, y en mi opinión debería revisar dichos temas, pues seguramente ahí soy especialmente inseguro y estoy prácticamente cegado.

Todo esto no implica el que nos tenga que hacer gracia cualquier chiste, o que no podamos vender caras nuestras opiniones o preferencias en un debate... Tampoco quita el que ante ciertas críticas u opiniones sobre cualquier asunto, cualquiera de nosotros podamos estar rotundamente disconformes, tanto en el fondo como en las formas. Y asimismo, tampoco deberíamos dejar de expresar dicha disconformidad a través de un fondo y de unas maneras pacíficas, pues está claro que la violencia sólo genera más violencia, y da igual quién haya comenzado, lo importante es que alguien ponga fin a la misma a través de la paz.

Para no hacerme excesivamente coñazo, terminaré con otros tres pensamientos breves, que creo reflejan bien el sentir general de este blog. El primero es el siguiente: "Sabiduría y paz van de la mano". El segundo podría ser éste: "No hay temas ni personas intocables". Y el tercero, con el cual termino, diría así: "Nada ni nadie es tan importante, ni siquiera tú mismo. Reflexiona, viaja, observa, escucha, aprende, ama..., y relativiza".

Muuuuuuuuuuuuuuuuuu!!!!!!!!!!

De fronteras, de torres de Babel... y de gilipolleces.

Muuuuuuuuuuchas felicidades, queridas reses amigas!!! Felicidades por entrar en el blog más vacuno del mundo, claro está. Nosotros no paramos de mover el culete por aquí y por allá -ya os contará algo cierta vaquinha-... Y es que estamos bastante idos... Pero bueno, ahí va una gilipollez "cortita" de las mías... Gilipollez no por lo que se dice, sino por quién lo dice, pues se trata de un gilipichis o gilipínfano, y eso por pertenecer a la especie homo gilipolliens, sí, sí..., esa que ha llevado a cabo la hazaña de conseguir un cambio climático irreversible, duradero y de consecuencias nefastas, aunque bastante difíciles de prever con exactitud a medio y largo plazo -lamentablemente, son y serán consecuencias todavía más negativas para los demás seres vivos que sí saben vivir en armonía con su entorno, el cual les estamos jodiendo-. Actualmente se apunta incluso que el calentamiento global puede llevar a la paralización de las corrientes oceánicas tras los deshielos, y que el hecho de cargarnos ese inmenso sistema de corrientes podría desembocar en una era glaciar más o menos prolongada en el tiempo-. En fin, que nos hallamos ante la mayor de las delicias que ha parido la estupidez humana, de la que me siento profunda y "orgullosamente" avergonzado.

Así, tras explicar mi condición de gilipollas -y no sólo por la cara que se me queda cada día que compruebo perplejo la eficacia asesina y suicida de nuestra civilización-, por fin doy paso a una breve reflexión -y quizás debería llamarla más bien "deseo" o "anhelo"-. Y es que cuanto más mueves el culo por ahí, más te das cuenta de lo estúpidos que somos al poner fronteras en nuestro planeta, y con ellas también me refiero a las idiomáticas o lingüísticas, claro está.

Ya que nos empeñamos en separarnos, ¿por qué no inventamos un Star-Gate y nos vamos cada uno de nosotros a tomar por culo a un planeta distinto, en el que se haga lo que nos de la gana y en el que hablemos el idioma que nos rote con nuestros "amigos imaginarios"?. Pero es evidente que los seres humanos de este planeta nos necesitamos, más de lo que nuestro orgullo puede admitir a veces, y aunque algunos estarían encantados -en teoría- de llevar a cabo la anterior propuesta separatista a través de una "puerta hacia las estrellas", por suerte no poseemos ninguna en la actualidad -y gracias a ello, seguramente en el resto de la galaxia pueden respirar tranquilos de momento, porque los pobres pensarán: ufffffffff... qué coñazo de seres humanos terrícolas, menos mal que no pueden viajar todavía..., que se queden en casa algunos milenios más y que aprendan varias cosillas bien aprendidas antes de venir a tocar los huevos a otras casas... Desde luego no están invitados a la nuestra, y a nadie que tenga dos dedos de frente le apetece visitar la Tierra abiertamente, pues su régimen dictatorial, si pudiera, nos recibiría a base de misiles, o mejor aún, con una horca bien bonita para cada uno, como han hecho con ese espantoso monigote asesino que han creado y que ya ha cumplido su función... Esperemos que algún día, si logran salir del lío en el que se han metido ellos solitos, podamos charlar tranquilamente. Ahora mismo tienen cosas mejores en las que pensar...-.

Bueno..., existen otras propuestas que veo con mejores ojos que la de pirarnos a otros planetas para estar solitos, aunque tal vez a algunos les parezcan más de ciencia ficción -o de "cierta ficción", como diría mi querida esposa-. Lo positivo -y lo complicado- de estas ideas, es que cuentan con el individuo, y pasan por su maduración, y por la construcción de alternativas entre individuos que cooperan sin autoridades de ningún tipo, poniendo fin a los peligrosos caminos que en la actualidad transitamos como borregos encaminados al matadero o como lemmings directos al abismo. Voy a proponer una, por ejemplo:

Como primer paso, los individuos de Europa dejarían de votar en masa, insatisfechos con todos y cada uno de sus politicuchos nacionales... También en Europa, las personas estarían descontentas con el rumbo de una Unión Europea que en realidad no avanza desde que se cambió la estrategia de matarnos entre nosotros por la de los intercambios comerciales, hace ya medio siglo... Así que lógicamente tampoco votarían en lo referente a la supuesta Unión Europea. Por supuesto, los individuos españoles no serían los primeros en darse cuenta de la crisis de esta farsa de sistema, pero terminarían por deslegitimar a sus políticos dejando de votar igualmente... Esta crisis a todos los niveles se "contagiaría" rápidamente por todo el "primer mundo", fruto del descontento y de la decepción en las personas, las cuales, al ver al de al lado quejarse, se darían cuenta de que ellos tienen tantos motivos para hacerlo, pues están igual de jodidos medioambientalmente y humanamente.

Así, ante el tremendo caos y el miedo producido por el desmoronamiento del sistema actual, no habría más remedio que formar temporalmente un organismo mundial e interdisciplinar de crisis -sí, esa que tenemos ya en las narices, y una mucho mayor que se nos viene encima a velocidades de vértigo-. Dicho organismo estaría conformado por representantes temporales de todas y cada una de las razas, culturas y áreas del saber que existen en el globo, reunidos en comités y disponiendo de toda la información necesaria...  y más todavía... Dicho organismo mundial estaría capacitado, con el refrendo de los individuos, para establecer temporalmente grandes líneas de actuación globales, como por ejemplo la ecología, la natalidad, los recursos, la energía..., dejando a niveles regionales y locales el resto de actuaciones puramente administrativas relacionadas o derivadas de las anteriores. Todo lo demás, es decir, el 99% de asuntos, quedarían en manos de la persona a partir de ese momento, y por supuesto los individuos controlarían en todo momento a dicho organismo mundial, para que velara eficazmente por un desarrollo sostenible, por una distribución de recursos equitativa y por un acceso mundial a la información, a la formación y a la cultura. Por pura lógica, se impondría el Esperanto como lenguaje sencillísimo para entendernos con todo el mundo, no haciendo falta ya traductores físicos ni electrónicos. Asimismo eliminadas las fronteras políticas, cada uno podría hablar cualquier idioma en cualquier lugar como medio para comunicarse con quienes lo comprenden, sin lenguajes impuestos ni oficiales -sean éstos mayoritarios o minoritarios-. Porque a nivel mundial se velaría por las diversas culturas del globo -obviamente las distintas lenguas estarían incluidas-, para que pudieran evolucionar junto con la globalización en función de ellas mismas y de su grado de extensión, de flexibilidad, de apertura, de logros, etc..., y sobretodo en función de los individuos que las componen y sostienen fundamentalmente, no de otros... Siendo un derecho de cada ser humano el acceso a las diversas culturas, con libertad para elegir cual o cuales le son más afines, pero sin que ninguna de ellas pudiera imponer maneras de pensar o de actuar, porque regiría en todo momento ese 99% de asuntos en los que la responsabilidad sería propia y puramente individual. Para asumir dicha responsabilidad cada vez más plenamente, pues no habría nada distinto del mismo individuo para asumirla, la persona debería estar suficientemente educada, formada y madura, lo que tardaría generaciones en lograrse paulatinamente, siendo los comienzos difíciles, arduos... pero dándose paso a una época de fluidez y cambios espectaculares.

Por supuesto, ese organismo mundial se disolvería una vez encauzada la complicada pero necesaria crisis y asentados los presupuestos básicos para una paz global y permanente entre individuos, pudiendo ser convocado otro comité parecido para diversos cometidos que se vieran como necesarios por el conjunto de personas pobladoras del planeta en cada momento, como posiblemente el de pedir ayuda como humanidad a las más que probables civilizaciones extraterrestres que hayan logrado sobrevivir  a etapas parecidas  a la que atravesamos nosotros en estos momentos, pudiendo aportarnos ideas muy valiosas para salir del trance con mayor éxito -es decir, con menor dolor y mayor consciencia-.

La sociedad de individuos que se asentaría en unas cuantas generaciones -no pocas- podría suponer un salto evolutivo semejante al del Neolítico, o mayor aún, pues el ser humano se vería libre de sistemas, de fronteras, de doctrinas, de poder... Por supuesto las religiones no tendrían cabida -si ya no se necesitan sistemas, mucho menos sistemas de creencias-. Y por fin los individuos podríamos evolucionar a pasos agigantados, pues seríamos más conscientes, transparentes y felices, más sanos y positivos, más fuertes, seguros y creativos, y actuaríamos simplemente como células maduras interconectadas, las cuales consiguen un resultado mayor que el de la suma de los resultados individuales, y todo ello a través del más perfecto de todos los sistemas posibles, que es, en mi opinión, la ausencia de todo sistema.

Bueno, y hasta aquí mi utopía de hoy. Mañana más...

Muuuuuuuuuuuuuuuuu

Otro Mundo Es Posible II

Muuuuuuuuuuuus con cabreo, aunque sin sorpresa...

Y es que nos lo ponen muuuuuuy jodido. Es evidente que todo son dificultades para lograr ver la serie de TV "VOCES CONTRA LA GLOBALIZACIÓN (OTRO MUNDO ES POSIBLE)", cuyo primer capítulo-documental se emitió el pasado domingo 15 de octubre en La 2 de TVE, de lo cual nos enteramos dos personas...
Pero es que no sólo es complicadísimo llegar a saber de su existencia, sino que después es incluso más difícil hacerle un seguimiento, pues no hay periodicidad fija y cambian las fechas como les da la gana... Así, el segundo capítulo se emitió el pasado 19 de noviembre (cinco semanas después del primero), y el tercero lo echaron al siguiente domingo, el 26 de noviembre...(ese, ya con la picha hecha un lío, me lo perdí..., aunque confío en mi querida mula para conseguir toda la serie).

Hoy mismo me llega un correo electrónico de unos amigos (que precisamente me dieron a conocer la serie, por estar metidos en el ajo), en el que me informan que gracias al esfuerzo y a la constancia de diferentes personas, que han bombardeado con correos-e a TVE, se ha conseguido averiguar cuándo van a emitirse los siguientes capítulos.

El asunto me parece una vergüenza, aunque los por qués no dejen de estar más claros que el agua...

En fin, de momento aquí os informo de lo que han conseguido averiguar, y más adelante pondré en los comentarios de este mismo post las fechas que vayamos sabiendo, pues que creo que el marerial merece mucho la pena:

- Todos los capítulos se emitirán en la 2 de TVE, a las diez de la noche (22 h).

- El capítulo 4º lo echarán el próximo 3 de diciembre, se llama CAMINO DE LA EXTINCIÓN, y nos enfrenta al calentamiento global, a la pérdida de millones de especies, a la insensibilidad de los políticos y a la despreocupación de los ciudadanos ante un panorama que ha levantado ya las alarmas de los científicos de todo el mundo, quienes opinan que la forma de vida de una parte de la humanidad va a condenar a toda la especie.

- Los siguientes capítulos se emitirán en el mes de enero de 2007, pero las fechas están todavía sin fijar.


Muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu!!!!!!!!!!



Vuelve..., al establo vueelveee...

  Muuuuuuuuu!!!!!

Hola a todos mis queridas -y algunas incluso amigas- reses. La verdad es que este establo ha estado bastante relajadillo últimamente, dada la enorme cantidad de actividades varias y variadas de nuestra querida -u odiada, sin términos medios- vaquinha nipona... El buen -o mal- malijno tampoco ha andado menos liado, aunque ambos con temillas bastante agradables y provechosos -no nos podemos quejar-.

Dicho esto, y antes de contar algunas gilipolleces de las mías, insto e incluso conmino a cierta niponcilla -muy amada por cierto "ser de maldad"-, a que, sin dejar de lado sus múltiples, cojonudas y activas actividades, nos vuelva a regalar con mayor asiduidad algunos jugosos post a la pimienta, o al roquefort..., o al pil pil, me da igual... Siempre le salen sabrosos...

En fin, después de hacer la pelota a la responsable de este asunto, tema o cosa vacuna..., voy a aportar unas reflexiones sobre unas cuantas idas de olla que me rondan la susodicha últimamente... Y es que mire donde mire, y con eso quiero decir "por todos lados, incluso malijnos...", veo extremismos, veo radicales, veo talibanes de tal o cual cosa... Y me pregunto..., ¿será un mal relativamente reciente o nos lleva acompañando a lo largo de toda nuestra insegura andadura -o andanza-?, o más bien... ¿es que en nuestros días se está desequilibrando el desequilibrio, extremando lo extremo... y desordenando el caos hasta puntos difícilmente predecibles?. ¿Por qué allá donde miro observo multitud de seres más papistas que el papa, cada cual con sus pequeñas miserias?.

Evidentemente, todo es tan subjetivo... Incluso tratando de ser objetivos somos de lo más subjetivos... Además..., somos seres tan inseguros, tan acojonados y tan acomplejados..., y por ello tan soberbios, cabezotas e ignorantes... Mira que nos cuesta entender que existen otros parámetros distintos a los nuestros, otros esquemas, otras formas de amar y de ser feliz... ¡Mira que nos cuesta con-vivir...!. ¡Mira que nos sentimos atacados!, asaltados por esa masa a la que identificamos como "el otro"... todos esos que no son yo y que se pueden ir mucho a la mierda como osen hacer algo distinto a lo que yo hago -que es clarísimamente lo mejor..., o más aún, lo único-.

Observo, que como siempre, están los que cogen de aquí y de allá y se "inventan" doctrinas, esquemas, opiniones, caminos... y tratan de imponerlos o endosarlos cual dogmas de maneras claramente manipuladoras, para ganar importancia, poder..., chupando la energía de aquellos que están dispuestos a darla y compensando así las enormes o inmensas carencias personales... Sí..., esos repugnantes líderes o pastorcillos de masas que se creen -y por desgracia son- el centro de muchas atenciones...

Y claro, por otro lado están aquellos débiles y asustados borreguillos que defienden a muerte dichas doctrinas que les han endosado graciosamente por todos lados... Éstos sólo intentan encajar en algún lado, en alguna sectita... Tratan de ganar el aprecio de alguien, joder... Y a cambio, lo dan todo, y luchan a muerte por ello que les da seguridad..., pero que paradójicamente ni ellos mismos se creen ese personaje que representan... Son los eternos copiones acojonados y vacíos que tratan de rellenar su ser a base de convencer a otros igual de acojonados de que lo suyo es lo bueno... Y su actuación se rige por la siguiente "lógica": cuantos más borregos seamos en la secta, pues menor será la sensación de estar perdidos, y por tanto mayor será el auto-engaño, viéndonos a nosotros mismos como un grupo la mar de guay y privilegiado -sin duda, mejor que los demás, que no tienen ni puta idea...-, y cerrando los ojillos frente a la cruel realidad, que nos demuestra que somos -por mucho que nos pongamos venditas- unos auténticos papanatas necesitados y miedicas.

Yo personalmente me reconozco en los dos roles de vez en cuando, y allá donde miro veo estos dos roles por doquier, como ya he comentado... Pero ahora mismo os pongo unos cuantos ejemplillos que desde mi punto de vista ilustran la tremenda sub-normalidad del ser humano, esa que tanto nos cuesta vencer -o más bien equilibrar, para poder madurar de una vez hacia cierta "normalidad"...-. Veamos...

Un señor derechoso a muerte, sumiso y buen borreguito, de una secta católica y de cierta edad, rebuzna: "Se están perdiendo los valores tradicionales, se va contra todo lo que huele a religión..., estamos en una sociedad de egoístas..., nunca se había sido tan egoísta. No sé dónde vamos a ir a parar... Es una sociedad de intolerantes..., ya nadie aguanta a nadie. Las normas de siempre hoy en día se las pasan por...". Y esto lo rebuzna porque alguien osa quejarse de su secta -por muy "bendita, sagrada e impune" que ésta se crea-, al entender que vulnera ciertas normas que estarían por encima de una tradición de lo más rancio...

Otro señor, de otra secta no religiosa, que por "casualidades" de la vida cruel -según él cree- está amargado y sin nada que hacer a sus treinta y cinco años, dedica su tiempo a ver cómo puede joder a los religiosos que tiene bajo su domicilio... Cualquier persona afín a esa secta religiosa que se acerque por allí lo molesta a la mínima, porque está a la que salta..., y así, inunda su ayuntamiento de quejas anti-religiosas, la mayoría desestimadas por carecer de fundamento..., aunque algunas de ellas sí que tienen cierta cobertura de vez en cuando en algún resquicio de nuestro sistema de normas tan requetebien pensado -o eso cree ese señor en los casos en que le dan la razón-. Entonces, se ve como el puto amo y dice: "Que se jodan..., y que estén puteados..., como siempre nos han puteado a los demás, coño... Que aprendan que no son los amos... Siempre andan tocando los cojones... Nunca han hecho nada bueno... Creen en gilipolleces, y piensan todo el día en gilipolleces que no existen... Carcamales... Se tendrían que morir todos, por reprimidos y degenerados... Yo me cago en su puto dios de mierda... Que me dejen en paz...". Con este solemne rebuzno tras una estudiada queja, este ser ha conseguido que unos niños no puedan jugar con el balón en ciertas instalaciones asquerosamente religiosas, porque se les escuchaba algunas tardes de vez en cuando, cosa que ya no pasa por prohibición de dichos religiosos... ante el temor a que la actividad de los niños supere el nivel de decibelios permitido por la norma perfecta de revelación divina a la que en estos momentos el señor amargado adora... al igual que simpatiza con todo aquel que se cague en un tal dios...

Una mujer de mediana edad que envejece a pasos agigantados, izquierdosa y nacionalista a muerte, y que a la legua se puede ver que no está contenta consigo misma, vive acomplejada y tratando de llamar la atención constantemente. Tiende a rodearse de gente a la que considera inferior, para ser su líder, para destacar y convencer, ser adorada y manipular... y cuando se cruza con alguien que supone una amenaza para su maltrecho ego, lo trata de aplastar o ridiculizar desesperadamente. De su dulce boquita sale lo siguiente, en plan juez: "Estos jóvenes de hoy en día hablan mucho pero no hacen nada... Son unos comodones conformistas... Ya no tienen valores ni ideales, van simplemente a la suya, y haciéndonos creer que tratan de cambiar el mundo... Qué risa me dan..., pobrecillos inmaduros... Cuánto les falta por aprender..., cuántos palos por llevarse... Cada vez que abren la boca para decir algo pseudo-serio, incurren en absurdas incoherencias... Ya crecerán y dejarán de decir tanta estupidez... Les falta visión global..., se encierran en su pequeño mundillo..., siempre yo, yo, yo... Presumiendo e imponiendo a todas horas... Lo suyo siempre es lo mejor... Qué juventud más patética...". Esta señora simplemente ha oído -que no escuchado- una opinión distinta a la suya que una osada joven ha formulado tan pancha... -jodida puta...-. Esto la ha jodido enormemente... Aún así, se han enterado ambas de que en su ciudad va a comenzar un curso de Esperanto, y como a esta mujer le ha parecido que así sería más molona y desde luego superior, pues ha decidido apuntarse. La cuestión es que siendo personas de distintas razas y ciudades las que asisten al curso, ella se empeña en hablar en su dialecto a todo el mundo, y le importa un pimiento ser entendida... Porque su amado dialecto es el más guay, y ella lo reivindica hasta al ir a cagar..., ¿cómo no va a hacerlo en una clase de Esperanto -que a sus ojos parece que mola pues trata de ser una lengua para entendernos todos sin tantas barreras, y eso suena a superior y a chachi...-?. Y a todo esto, sus compañeros de la clase..., pues a tragarse la imposición con patatas y con un poquito de ketchup...

Un joven egoísta que no se atreve a madurar porque lo ha tenido todo sumamente facilón en la vida y porque arrastra en parte ciertos complejos de la infancia que trata de compensar de formas más o menos desesperadas, en su desorientación y en su vacío -que trata de llenar constantemente a base de relaciones superficiales, en vez de consigo mismo-, y tras sufrir la pérdida de varios seres queridos y el enfriamiento de varias relaciones, es aceptado en una nueva secta molona. Recibir tan calurosa acogida sólo requiere unos pequeños cambios sin importancia, como veremos... Y en el fondo, qué mas da..., total..., como todavía le da mucho miedo andar uno de tantos caminos hacia la responsabilidad o hacia encontrarse a sí mismo, pues puede retrasar indefinidamente eso de mirarse cara a cara, probando nuevas formas de evadirse... -que es lo que ha hecho toda la vida en mayor o menor medida, intercalando breves despertares que duraban poco por falta de valor y de constancia-. Este joven comenta lo siguiente por teléfono con sus nuevos colegas, que se encuentran en una de las dependencias de su secta maravillosa: "Esta noche viene un amigo... lo conocí esta semana en una exposición... Podrá pasar sin pagar la entrada, ¿no?. Es un tío que mola, está en la onda..., es gente interesante... además entiende... Tiene mucha sensibilidad, es un artista... Ya veréis cómo os va a encantar. Está liberado de gilipolleces... Vamos, que no es un pijillo mojigato hijo de papá como esos que van juzgando todo lo que ven y luego no tienen ni puta idea de vivir ni de ser felices... No tiene prejuicios, y dice que va a probar las golosinas que va a traer Ainhoa, que éstas no las había probado todavía... Igual mezclamos y todo... ¿Y sabes que uno de clase el otro día las ponía a parir?. Que si es peligroso, que si te puede dejar gilipollas... No tiene ni puta idea..., ya le dije que la nuestra es de la buena..., que compramos la mejor, a la mejor gente... Va..., ni caso... Esta noche la montamos gorda, ya verás... Claro..., ya había que hacerlo... llevábamos ya dos fines de semana que yo que sé... Ya verás como se acopla bien este colega, hombre... No se va a extrañar de nada..., no es de esos gilipollas... Y eso de darnos piquitos entre todo el mundo le encanta..., creo que le da un poco a todo, como debe ser...". Pues este chaval ya de veintitantos añotes aunque no lo parezca, además ha cambiado convenientemente su estilo de vestir para no parecer lo que es -de familia con pasta, como todos sus "colegas", por otra parte...-, y va de ambiguo cuando es heterosexual..., pero es que en el ambiente en el que se mueve, ser homosexual es superguay... Mientras, mira con desprecio y con pena a sus familiares y antiguos conocidos, que no están en la onda que mola, o que incluso se permiten criticarla por las apariencias -o eso cree él-. Defiende su secta a capa y espada, con uñas y dientes...

Pues bien, basta ya de ejemplillos tontos... Está claro que eso de ser más papistas que el papa -cada uno en lo suyo-, lo llevan muy bien cada uno de estos personajes, al igual que este malijno juez y psicoanalizador de pacotilla, o que la multitud de seres humanos que pululan por aquí y por allá colaborando en esto que sufrimos -y que sufre el planeta, lo que es más grave-. Una auténtica bomba de relojería... Un mundo plagado de talibanes -palabreja que se ha hecho famosa por la evidente negatividad que conlleva-.

Qué le vamos a hacer... Debemos ser de la secta de los locos imbéciles utópicos aquellos de nosotros que pensamos que todavía podemos madurar a tiempo..., con duros palos, pero a tiempo de evitar el palo definitivo...

Ya veremos qué somos capaces de hacer... Veremos si podemos meternos todos nuestros extremismos y nuestras imposiciones por donde nos quepan y empezamos a aprender a con-vivir, a escuchar, a comprender, a respetar, a amar...

Muuuuuuuuu!!!!!!!!!!


Otro Mundo Es Posible

Hola, queridas reses...

Acabo de ver el primer documental y evidentemente me ha parecido extraordinario... Estoy hablando del nuevo programa llamado "Otro Mundo Es Posible", que ha comenzado a emitir la 2 de TVE, los domingos a las 22h. Se van a tratar una serie de temas de los que aparecen en este establo semana sí semana también, y visto el primer documental, parece ser que de forma impecable.

Mi enhorabuena a los que han llevado a cabo este primer trabajo, y desde luego seguiré con interés los siguientes.

Ahí va la información sobre este nuevo proyecto:

"¿Quién gobierna el mundo? ¿Cuál es el poder real de los políticos? ¿Sabe Vd. que el volumen de negocios de una sola multinacional es superior al producto interior bruto de muchos países, incluidos Austria o Dinamarca? ¿Cuál es el papel de los paraísos fiscales que dan cobijo al dinero del crimen o al de la corrupción? ¿Por qué se permiten la existencia de estos territorios sin ley? ¿Cuál es el papel real de organismos como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial o la Organización Mundial del Comercio? ¿Qué pasó realmente en la Argentina para que su economía se viniera abajo?

Éstos y otros temas se analizan en el primer capitulo de la serie VOCES CONTRA LA GLOBALIZACIÓN a través de las voces de JOSE SARAMAGO, PEREZ ESQUIVEL, CARLOS TAIBO, EDUARDO GALEANO, JEAN ZIEGLER, JOSE VIDAL BENEYTO, SAMI NAIR, IGNACIO RAMONET, JOSE BOVE, MARIA JOSE FARIÑAS, FRANCOISE HOUTART, MANU CHAO, GIOVANNI SARTORI, CASALDALIGA, TONI NEGRI, AVI LEWIS, MAYOR ZARAGOZA, FATEMA MERNISSI, VITORIO AGNOLLETTO Y DAVID HELD, voces contra el modo en el que se está llevando a cabo en el mundo el modelo de globalización 

Este primer capitulo titulado LOS AMOS DEL MUNDO analiza el mundo del hoy y la posibilidad de otro mundo más justo En el se muestra material de los documentales LA TOMA, y MEMORIAS DEL SAQUEO.

La serie consta de siete capítulos documentales de una hora de duración cada uno, fruto de las conversaciones llevadas a cabo por el director y guionista de la serie, Carlos Estévez, con cincuenta u cuatro relevantes personalidades.

Con un lenguaje sencillo y directo se abordan temas como si es posible que una sola potencia pueda dominar el mundo, cómo influye la industria del miedo en los ciudadanos, en manos de quién están los grandes medios de comunicación y cuál es su papel, los esfuerzos por un mundo mejor ( EL MUNDO DE HOY).

En EL SUEÑO DE SIMBAD, se analiza el nuevo panorama laboral en el mundo: las deslocalizaciones de empresas, las grandes áreas de producción mundial (China e India), la inmigración, la pérdida de la sociedad del bienestar en Europa, las privatizaciones, la pérdida de los derechos laborales, la victoria de la economía especulativa sobre la economía productiva y la política económica neoliberal.

UN MUNDO DESIGUAL aborda la situación de la pobreza en relación al consumo en el mundo, las áreas de miseria en los países desarrollados, las pandemias, el comportamiento de las grandes multinacionales farmacéuticas en los países en los que un tercio de la humanidad vive con menos de un dólar al día. Hace poco, el presupuesto de Naciones Unidas era de 1,2 billones de dólares, seis veces menos que lo que los norteamericanos se gastaron en cosméticos.

CAMINO DE LA EXTINCIÓN nos enfrenta al calentamiento global, a la pérdida de millones de especies, a la insensibilidad de los políticos y a la despreocupación de los ciudadanos ante un panorama que ha levantado ya las alarmas de los científicos de todo el mundo, quienes opinan que la forma de vida de una parte de la humanidad va a condenar a toda al especie.

 LA LARGA NOCHE DE LOS 500 AÑOS, comienza en San Cristóbal de las Casas (México) en enero de 1994, cuando el subcomandante Marcos inicia las revueltas contra la globalización, precisamente el mismo día que entra en vigor el Tratado de Libre Comercio entre América del Norte y México, para analizar a través de las voces de los indígenas y de los intelectuales la pérdida de la tierra en el mundo, la pérdida de la identidad, la uniformidad de las culturas, las privatizaciones y el nuevo panorama en América Latina.

  EL SIGLO DE LA GENTE, el séptimo capítulo que cierra esta serie, se centra en los sucesos de Seattle y Génova, acude al Foro Social de Portoalegre y al de Caracas y plantea si ¿Otro Mundo es Posible? Y cómo ha de ser ese mundo que ya está naciendo.

La serie VOCES CONTRA LA GLOBALIZACIÓN, con el subtitulo " ¿Otro Mundo es Posible?" combina los rodajes en diferentes lugares del mundo con el archivo documental, con crónicas de los informativos o trabajos cinematográficos de directores como Win Wenders, Avi Lewis, Pino Solanas, Eric Gandini, Hubert Sauper y músicas de Manu Chao, Jorge Drexler, Monserrat Caballé, José Manuel Alfaya, poemas de Mario Benedetti, recitales con Daniel Viglietti, los trabajos contra la pobreza en el mundo de Live 8, o los mimos de Loucas da Pedra de Pernambuco (Brasil).

 Economistas como JEREMY RIFKIN (EE.UU), Ecologistas como RAMÓN FERNÁNDEZ DURÁN (España), el relator de las Naciones Unidas para el hambre en el mundo JEAN ZIEGLER (Suiza), analistas de la globalización como DAVID HELD (Gran Bretaña), el director del Centro Tridimensional FRANCOISE HAUTART (Bélgica), el ex portavoz del Foro Social de Génova VITORIO AGNOLLETTO (Italia), el premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales GIOVANNI SARTORI (Italia), el escritor EDUARDO GALEANO (Uruguay), el especialista en química atmósférica JAMES LOVELOCK (Gran Bretaña), el etnólogo JEAN MALAURY (Francia),el coordinador de previsiones medioambientales de España JUAN MANUEL MORENO, la ensayista FATEMA MERNISSI (Marruecos),el premio Nobel de la Paz ADOLFO PÉREZ ESQUIVEL, el premio Nobel de Literatura JOSÉ SARAMAGO (Portugal), el analista social JOSÉ VIDAL BENEYTO, el politólogo SAMI NAIR(Francia),el activista francés JOSÉ BOVE, la Vicepresidenta de ATTAC SUSAN GEORGE, o FEDERIDO MAYOR ZARAGOZA, CARLOS TAIBO, DOMINGO JIMÉNEZ O JAUME BOTEY son otras de las voces de la serie."



Regreso de Valinor...

Muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu!!!!!

Hola a todos queridas reses...

Hola -que no adiós- también para ti, mi amado blog nipón..., criatura vacuna a la que he visto nacer y desarrollarse gracias al ser maravilloso que lo parió, esa vaquinha galleguinha tan verde, tan inteligente, tan buena -en todos los sentidos positivos de la palabra- y tan coherente..., de la que tengo la suerte de ser su esposo malijno..., sí..., ese plasta colaborador al que le ha gustado tanto esta idea niponiana que ya está penesando desde hace un tiempecillo en juntarse con algunos amigos/as -incluida Nipona- para desarrollar algo distinto..., un blog compartido -así que id "prepariéndoos" en un futuro-..., todo ello sin dejar de colaborar en el que considero un interesantísimo y brillante establo nipón..., pues una cosa no quita la otra..., y sobretodo porque ya estoy de vuelta de mis... llamémoslas vacaciones, consistentes en una semanita con gastos pagados nada menos que en Valinor..., todo un lujo..., y un aburrimiento o auténtico coñazo...



































Lo siento por los Valar, pero es que me han parecido un puñado de borregos -se ponen a balar todos al unísono-, y me han causado una intensa somnolencia además de cierta repugnancia... -sé que Nipona piensa esto mismo de ellos hace mucho tiempo-. Porque tanta perfección y beatitud sólo me han parecido un signo de su tremenda falta de seguridad y de personalidad... En fin... que semejantes títeres tan faltos de libertad y de responsabilidad no me han parecido en absoluto interesantes..., pues tienen terror a todo lo que se sale de los esquemas que les han dictado..., y por lo tanto lo desprecian y lo condenan, por considerarlo menos "perfecto" o "manchado"... Además son en extremo teóricos..., y sólo sus teorías son válidas... -aunque en realidad no valgan para nada más que para quedarse a gustito ellos mismos en su perfecta paja mental absolutamente dirigida-. Y sólo interactúan dentro de un guión preconcebido del que les da miedo salirse..., salvo el pobrecillo de Melkor -o Morgoth-, que a pesar de ser en un principio el más interesante por tener cierta personalidad propia, acabó conviertiéndose en una marioneta rebotada, amargada, orgullosa y llena de miedo y odio, que básicamente se dedicó a destruir o a echar a perder lo que hacían los demás, siendo incapaz de construir nada propio -porque no se le dejó el espacio para hacerlo-.

Aún así, en mis vacaciones me han presentado al mismísimo Eru -o Ilúvatar-..., el papá de todos... Y la verdad es que, ahora que no nos escucha, os diré que me ha parecido el peor de todos... Menudo rollazo de tío cerrado y dogmático..., todo lo quiere controlar y dirigir..., todo a su manera, sin abrirse a la posibilidad de que otras "maneras" también puedan ser necesarias... Parece cojonudo pero en el fondo acaba llevándote al huerto..., acabas pasando por el aro que él mismo te fabrica... Cómo se nota que es un solitario egoísta acostumbrado a mandar a todo dios -nunca mejor dicho-, un ser inflexible, cobarde e imposibilitado para compartir... -pues imponiendo ya me dirás...- y por tanto incapaz de aprender y evolucionar. En fin..., que la máxima profundidad a la que es capaz de llegar es a la de su propio ombligo..., es decir..., una profunda aburricie...

Os confesaré también una última cosa..., y es que si te acercas un poco a estas marionetas aparentemente impolutas, poseedoras de la supuesta "verdad"..., moviéndose entre tanta pulcritud y tanta forma inmaculadamente santurrona, te das cuenta de que huelen fatal..., y sus disimulados pedos apestan más que los de cualquier otra criatura... Y lo de Eru no tiene nombre ni apellidos..., no te puedes aproximar demasiado a él sin vomitar del hedor que desprende... Con lo cual me despedí anticipadamente, antes de terminar la semana..., con sumo cuidado de no molestarlos, pues estos tipos son de cuidado... -cuanto más lejos mejor-.

Así que ya de vuelta por la Tierra Media estoy encantado de su imperfección..., y vengo con fuerzas para seguir caminando por su maravilloso y complejo caos, sin caer en el desprecio o la impaciencia de los patéticos Valar, a los que vi el plumero a kilómetros, a pesar de demorarme allí unos cuantos días tontos, en los cuales espero que no me hayan contagiado nada..., pues detestaría parecer un inútil Valar... No lo soy..., y no quiero llegar a serlo... Más bien aspiro a ser un pequeño hobbit fuera de la Comarca..., entre otros tantos hobbits que conozco y amo..., es decir, un ser complejo, inesperado, con miedos pero valiente, y lo suficientemente inteligente como para no perder la esperanza y el optimismo, y como para apoyar y apoyarme en otros con el objetivo de cuidar juntos de nuestra querida y maltratada Tierra Media..., a pesar de que haya mucho que hacer para remendar las tremendas cagadas de aquellos que se parecen sospechosamente a los poderosos Valar -o includo al mismo Eru-..., siendo la mayoría sin embargo meros orcos..., es decir, marionetas de marionetas..., y también a pesar de que haya mucho que compensar debido a la inactividad de muchas sombras grotescas revestidas de pulcritud, orden y bondad..., que proliferan como setas tratando de asemejarse a los malolientes y aparentes Valar..., aposentados en su "bendita" y "beata" Valinor...

Hoy en día comienza a ensuciarse incluso la Comarca Hobbit, pues toda la Tierra Media está enferma..., y pienso que para sanar esta enfermadad heredada e incrementada hace falta humildad, paciencia y pequeños pasitos de muchos hobbits... pasitos constantes e imparables, pues el tiempo empieza a apremiar..., y quedarse en Valinor no merece la pena...

Lo que merece la pena en mi opinion es empeñarse en vivir, y no en lo contrario... Y en estos viajes interiores en los que todos los protagonistas son "yo mismo", me doy cuenta de que si no negamos la vida -como muchas veces nos empeñamos en hacer por diversos motivos-, podemos ver su maravilla y su novedad a cada instante..., y todo un mundo de posibilidades a nuestro alcance...

Por suerte tengo a una preciosa hobbit con ojos rasgados a mi lado... que me recuerda cada día que es posible conectar dos universos, y hacer que evolucionen juntos, pues en realidad forman parte de un universo mucho mayor... Por suerte ella me enseña simpleza para aplicarla a mis complejidades, y lo mismo trato de hacer yo... Gracias por ello, mi amor...

Como siempre, abrazos verdes y frescos para todos..., y por supuesto..., muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu!!!!!


The Space Between


Esa onda maravillosa que es el sonido..., regaló hace tiempo a mis oídos la canción "The Space Between", de Dave Matthews Band -recomiendo desde aquí sus trabajos, excelentes en mi opinión-.
Y precisamente en estos últimos días me veo bastante identificado con lo que dicho tema expresa -por lo cual da nombre a este post-:



"You cannot quit me so quickly
Is no hope in you for me
No corner you could squeeze me
But Ive got all the time for you love

The space between
The tears we cry is the laughter that keeps us coming back for more
The space between
The wicked lies we tell to keep us safe from the pain

Will I hold you again

These fickle fuddled words confuse me
Like will it rain today
We waste the hours with talking talking
These twisted games were playing

Were strange allies
With warring hearts
What a wild eyed beast you be

The space between
The wicked lies we tell that hope to keep us safe from the pain

Look at us spinning out in the madness of a rollercoaster
You know you went off like the devil in the church
In the middle of a crowded room
All we can do my love
Is hope we dont take this ship down

The space between
Where you smile and hide
Thats where youll find me if I get to go

The space between
The bullets in our fire fight
Is where Ill be hiding waiting for you
The rain that falls
Splashed in your heart
Ran like sadness down the window into your room

The space between
Our wicked lies is
The hope to keep safe from pain

Take my hand
Cause were walking out of here
Right out of here
Is all we need dear

The space between
Whats wrong and right
Is where youll find me hiding
Waiting for you

The space between
Your heart and mind
Is the space well fill with time

The space between
The tears we cry is the laughter keeps us coming back for more
The space between
Our wicked lies where we hope to keep safe from pain

The space between
The space between"


Y como he empezado hablando de ondas y de espacio, voy a continuar con el tema, pero ahora desde otro prisma, más -digamos- científico, con lo cual, para los que no sean aficionados a dicha temática, el post probablemente terminará aquí... A los demás, os cuento que según he leído hoy en algún momento y en algún lugar, al parecer ha sido "observada" la -hasta el momento- galaxia más lejana (y por tanto la más antigua), de las casi infinitas que podemos "ver" desde la Tierra. Y es que por lo visto, a la luz le cuesta llegar -desde allí hasta nosotros- unos 12.880 millones de años, y teniendo en cuenta que en un año viaja aproximadamente 9,46 billones de kilómetros -a una velocidad de 300.000 kilómetros por segundo, suficiente para darle siete vueltas y media a la Tierra en un solo segundo-, dicha galaxia se encuentra a unos 121.845 trillones de kilómetros de nuestras narices. De hecho, está tan lejos que su luz -ese tipo de onda electromagnética, que por otro lado también es una partícula, llamada fotón-, se ha extendido hacia el Infrarrojo -longitud de onda de milésimas de centímetro, invisible al ojo humano-, correspondiendo dicha longitud de onda más larga a una energía y a una frecuencia más bajas -y el hecho de que esa luz tan tan "antigua" que nos llega desde multiples puntos lejanísimos del universo, sea invisible para nosotros, es el motivo por el cual no vemos todo el cielo iluminado por las noches..., cuestión sobre la que se preguntaban ya hace tiempo algunos seres humanos...-.



Así que si partiéramos ahora hacia la susodicha galaxia a la velocidad de la luz -suponiendo que pudiéramos- en una nave totalmente equipada -nave tipo planeta Tierra pero capaz de soportar dichas velocidades, otro suponer...-, entonces, en dicho trayecto, a nuestra especie -con 200 mil años de vida- le daría tiempo de autodestruirse y desarrollarse desde sus comienzos prehistóricos hasta su estado actual unas 64.400 veces -y aunque sería una tremenda gilipollez, quién sabe si seríamos capaces...-, todo ello antes de alcanzar por fin la ansiada galaxia, la cual seguramente por aquel entonces ya no existiría, si es que en la actualidad existe..., pues la estamos mirando "en pasado", dadas las inimaginables distancias -y un pasado muy cercano al "Big Bang", que suponemos fue el origen del universo-. Porque si actualmente existe dicha galaxia y en su seno, durante todos estos miles de millones de años, se han desarrollado seres vivos que hoy pueden mirar para acá, a estas inteligencias hoy en día les sería imposible -según lo que sabemos- ver nuestro hermoso planeta, pues la Tierra tiene "sólo" unos 4.600 millones de años -jovencilla ella-, y por tanto la luz reflejada no ha tenido todavía tiempo de llegar hasta esos supuestos "ellos" -pues le faltan todavía varios miles de millones de años de viaje-. Estos seres actualmente observarían algo mucho más antiguo que nuestro pequeño planeta, "algo" que se encontraba en este mismo "lugar" del universo, pero tan sólo 780 millones de años después del "Big Bang".

Estaría bien tele transportarse -literalmente, como en "Star Trek"- a lugares lejanos desde los cuales hoy en día se verían dinosaurios si observásemos la Tierra..., lo cual resultaría muy curioso, aunque es sin duda demasiada "cierta ficción"..., pues desde la estrella Próxima Centauri -a la que ni siquiera podemos llegar hoy en día ni de coña, a pesar de ser la más cercana a nuestro sol-, el desfase sólo sería de unos cuatro años, y si me tele transportara mañana con el capitán Kirk únicamente podría verme a mí mismo antes de conocer al ser al que más amo en este mundo -mi esposa-, con lo cual desperdiciaría semejante "archi telescopio ultra potente y mega preciso" sólo para sentirme triste..., cosa que todavía tiene menos sentido -si cabe- que todo lo que llevo dicho anteriormente en este parrafito lleno de hipótesis...

En fin, que con todo este rollazo de post sólo quería reflexionar -principalmente para  mí mismo- sobre los inmensos espacios existentes entre unos y otros, sobre lo infinitamente pequeños que somos y a la vez lo infinitamente grandes..., sobre lo separados que estamos y a la vez lo unidas e interrelacionadas que se encuentran nuestras existencias ... Parece evidente que para nuestras limitadas mentes, si ya nuestro planeta -y no digamos nuestro sol- supone una inmensidad difícilmente concebible todavía, con mucho más motivo el cosmos supone para nuestra especie un "Matrix" infinito -aunque quizás para otros seres vivos no humanos sea más comprensible, accesible e incluso relativamente abarcable y "manejable"..., o puede que hasta "jugable"...-. Y teniendo en cuenta que supuestamente el universo se expande -dentro de qué se expande es una de las preguntas que más suele frustrar a nuestros científicos-, y que cuanto más lejos está un objeto más rápido se aleja de nosotros, es más que evidente que la cuestión -y las distancias- se escapan con mucho de nuestras limitadas cabecitas...

Pero mi estado de ánimo es éste precisamente por las distancias entre esos universos que llamamos seres humanos... Son abismos..., y a veces me parece estar vagando por el frío y "vacío" espacio... Como hoy, que ni siguiera estoy cerca de mí mismo... Por ello, y para terminar, me vuelvo a remitir a la canción..., sobre todo a esta parte:

"The space between
Your heart and mind
Is the space well fill with time"


Esquemas Mentales

Es evidente que vivimos como seres penosos llenos de miedos -pues nos los inculcan desde que nos nacen a este mundo-, y esto nos confiere el nada agradable estatus de humanos inseguros, limitados y tremendamente inconscientes. En relación con nuestro acojone vital, dejo caer una pequeña estrofa de los Mamá Ladilla, tan desconocidos -no por falta de mención en este establo- como geniales:

"El problema no es que estés 'acojonao', lo terrible es que tú no lo sabes".


También es palpable que, desde nuestro inconsciente acojone, funcionamos con un montón de esquemas mentales -hijos precisamente del miedo que heredamos y del que se nos dona generosamente por aquí y por allá-. Por tanto, límites, límites y más límites.... ¡Y cuánto nos incomoda y nos irrita alguien que no está tan asustado o que no vive "consolándose" de sus miedos con nuestros mismos esquemas mentales de andar por casa...!. Por no mencionar el tremendo impacto, el terror y la automática envidia corrosiva que nos provoca observar a alguien que no tiene miedo de ponerse "en pelotas" ante sí mismo para conocerse en mayor medida, y que es muy capaz de ir cambiando de esquemas mentales -casi como de "camisetas"- cuando ya le resultan caducos o siempre que observa que tienden a perpetuar sus límites y su inconsciencia, para ir guiándose a través de los dictados de "áreas" cada vez más profundas de "sí mismo" -desconocidas para muchos- y manifestándolas mayormente en calidad y cantidad, con lo cual se encuentra más pleno y es más feliz, porque todo va encajando en su vida de manera mucho más fluida y coherente. Eso tiende a joder a la masa más acojonada de alrededor, pues se muestra mayor flexibilidad, mayor sabiduría, mayor disfrute de la vida, y se siembran y se recogen frutos donde otros ni siquiera osan imaginar que fuera posible... Al hilo de esto, menciono a continuación un par de citas de las que más me gustan -en la teoría y en la práctica-:

"Los hombre vulgares han inventado la vida de sociedad porque les es más fácil soportar a los demás que soportarse a sí mismos". Arthur Schopenhauer.

"El mejor placer de la vida es hacer lo que la gente te dice que no puedes hacer". Walter Bagehot.


Y para finalizar, un par de reflexiones... Por un lado, está bastante claro que -unos más y otros menos..., aunque yo por mi parte me lo reconozco en un grado bastante elevado- vemos, escuchamos o simplemente percibimos lo que queremos ver, escuchar o percibir..., o mejor dicho..., lo que nuestros esquemas mentales quieren que interpretemos en todo este mejunje energético interelacionado, pues ellos nos permiten automatizar procesos -lo que en sí es neutro, y la positividad o negatividad dependerá entre otras cosas del cómo, del para qué, del por qué..., y del grado de cerrazón, de rigidez y de permanencia que les concedamos-. Por otro lado, es obvio que cambiar un esquema mental -más o menos arraigado- no es tarea fácil en multitud de ocasiones, y mucho menos el tener los cojones de estar frente a frente con uno mismo -y sus múltiples partes- sin mentiras, "al desnudo", con lo que agrada y es comúnmente aceptado, aprobado y recompensado, y también con lo que duele, avergüenza o, simplemente, no es "conveniente". Pero el intentarlo ya supone un crecimiento, y en cada paso, en cada recaída en un esquema basado en el miedo que reconozcamos, en cada descubrimiento doloroso, o en cada "cambio de collar para el mismo perro" que protagonicemos y que comprendamos, estamos más cerca del autoconocimiento, de la coherencia interna y del ansiado cambio hacia paradigmas que se asientan en el amar, en la consciencia, en la responsabilidad, en el respeto, en la apertura, en el compartir de forma transparente, en el crecer juntos -no a costa de otros-, en el manifestar nuestras potencialidades, en el brillar al máximo, en el Ser -y por tanto ser feliz-. Al respecto de todo esto, propongo una última reflexión que tomo prestada, y con la que no puedo estar más de acuerdo, que es la siguiente:

"Todas las cosas son imposibles, mientras lo parecen". Concepción Arenal.


Aquí Algo Huele Mal...

Hoy me apetece contar una historieta breve, basada en hechos o "hacidos" reales -como las pelis de después de comer-. Ahí va:

"Érase una vez un funcionario malijno que va a trabajar en verano, y va vestido como a él le da la gana…, a pesar de que tiene un puesto de responsabilidad -de los mandamases de esa panda de vagos que son los funcionarios, vagos porque prácticamente no se les puede despedir, a no ser que se les ocurra, en vez de trabajar, ponerse a pegarle un tiro en la cabeza a ese ser político que tenemos por alcaldesa…-. Y claro, como malijno tiene mucho calor, pues en ocasiones se pone unos pantalones blancos, sencillos, pero "piratas" -para ir cómodo y fresquito y trabajar…-. En esas, un agradable compi…, también de los mandamases funcionariales -de esos de hola, adiós, y alguna que otra chorrada superficial…-, va y me viene a decir que "tengo los cojones negros" -frase del grupo "Mamá Ladilla", cómo no-, pero me lo dice con buenas palabras, aunque visiblemente afectado por lo impresentable de mi atuendo -el de alguien tan "requeteimportante" como yo-…

Pues bien, ese falso ser -de esa falsedad típicamente derechosa y católica, de esa hipocresía rancia de hacer cerdadas a escondidas y luego guardar las apariencias, de dar la puñalada por la espalda y jijijí a la cara-, además de no dar ni golpe en el "trabajo", y de ser un cotilla impresionante -para luego criticar-, además, comete a diario lo que a nuestro amigo funcionario malijno le parece una desfachatez y una tremenda falta de respeto, que es la "nimiedad" de fumar en un edificio público importándole un bledo el resto de la gente -claro…, porque eso no está fuera de lugar, y sí unos piratas, que, ¡vive dios!, ¡provocan cáncer en los pelos de las piernas!-.


[Pulmón de chimenea andante y de otro que no lo es] ¿Las comparaciones son odiosas o penosas?. En fin...


A este malijno del cuentecito -que no tengo ni la más remota idea de quién será, pues es un personaje ficticio, un mero actor…-, sinceramente los comentarios o rebuznos de su intachable compi le entran por una antenita y le salen por la otra al instante…, aunque ante el "escándalo" provocado y a la vista de las habladurías sobre el contagioso cáncer de pelos de piernas -de ello hace algunos años…, en la historia, claro…-, pues sigue llevando pantalones fresquitos…, pero ya no la asquerosa aberración esa de los "piratas"…, que como todos sabemos son terriblemente nocivos para la salud mundial…-.

A cambio del comportamiento malijno, al que no le cuesta una mierda de esfuerzo el hecho de no llevar piratas en esas horas "trabajiles", para no "herir sensibilidades" -aunque no las comparta- , como contraprestación… el "respetuoso" compi -que es de barrio "bien", que siempre ha sido un hombre "normal" de esos que "saben estar"…, y que, por gilipolleces del destino…, se toca los cojones en el despacho contiguo al de cierto malijno…-, al ventilar su despachito regala un beneficioso y bienoliente humillo de tabaco a su compañero de planta de mandamases…, y así, nuestro querido malijno, hoy ha tenido que cerrar su ventana para no tragarse semejante "presente"… -con lo que a él le "encantan" los aires acondicionados-.

Y patatín y patatán…, y esta historieta ha dejado ya de dar el coñazo…"

Moraleja: "Aún cuando la relación es totalmente neutra con este genial compi…, en el momento en que malijno se lo vuelva a cruzar, le va a tener que decir algo tan obvio como esto: Tío…, ¡TIENES LOS COJONES MUUUUUY NEGROS!. A ver si capta el significado de la frasecilla y, aunque seguirá inevitablemente con sus falsedades e inmoralidades hipócritas de pacotilla…, por lo menos nos dejará el pasillo y las ventanas libres de humos a los demás…, pues es un verdadero asco, un atentado contra nuestra salud, una ilegalidad, y sobretodo, una falta de respeto total y absoluta…".

P.D.: "El pobre compi-chimenea acaba de volver de vacaciones… Y nada más llegar se va a tener que encontrar de frente con el marroncete apestoso que él mismo nos trae…, pues hasta el que está por encima del entrañable compi -que era fumador empedernido- nos respeta a los demás, e incluso se ha dejado ese vicio tan imbécil y tan nocivo para los de alrededor -salvo por alguna recaidilla muy de vez en cuando y tratando de no molestar-, y para colmo ese mismo jefazo también es derechoso a muerte y religioso a más no poder..., sólo que no se ha contagiado tanto de la hipocresía y de la falta de respeto que en ese bando se suelen dar…, porque las de los izquierdosos ateos suelen ser bastante distintas…, y sin embargo igual de malolientes, claro está…".

Muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu…

[Escrito el 30/08/2006]

Desnudez... [Comunicación... ¿Un "milagro"? (III)]

Estaba yo el otro día "penesando" -cosa nada aconsejada debido a sus terribles y devastadores efectos secundarios-, y de repente me vino a la cabecilla mi queridísimo amigo Benijno -al cual iba a ver al día siguiente-. Me acordé de él porque precisamente me encontraba reflexionando en torno a la desnudez, uno de los muchos temas abordados por Benijno en profundidad, tanto en la teoría como en la práctica..., y recuerdo que él mismo me dijo una vez algo parecido a esto -y si me equivoco que me disculpe y me corrija-: "cuando dos personas se encuentran en su desnudez, la relación crece, y desde ese momento es más sincera, más abierta, más profunda y más transparente..., pues algunas barreras importantes han caído..." -cosa que he tenido el placer de comprobar-.

Y es que estaba el bueno de Malijno contemplando nuestros tan diversos ropajes -según culturas, religiones, áreas geográficas, generaciones, etc...- y la mayoría le venían a la mente como si se trataran de barreras, escudos, disfraces, camuflajes o protecciones -y no sólo frente a los elementos, cuyo uso es tremendamente necesario-... En este sentido, los animales y plantas utilizan desde hace muchísimo tiempo diversos disfraces, y es que la naturaleza los adapta a la perfección para pasar desapercibidos cuando ello es vital -frente a enemigos- o para llamar la atención cuando interesa hacerlo -frente a una posible pareja sexual-. Y de la misma manera, los seres humanos -que al parecer somos los seres más evolucionados de éste planeta...- también utilizamos diversos ropajes para diversos fines, pero con una importante diferencia..., porque cuando los empleamos como protección o seguridad frente a "los enemigos", no lo hacemos frente a seres extraños con grandes garras o mandíbulas, ni frente a seres alados con potentes y amenazadores picos..., lo hacemos frente a nuestro mayor depredador, frente a lo que más nos aterroriza en este mundo..., frente a los de nuestra propia especie -lamentablemente-..., seres que son, paradójicamente, exactamente igualitos a nosotros -sin contar con que, en realidad, el título de "nuestro mayor enemigo" lo tiene en exclusiva una personita, y ésta no podía ser otra que uno mismo, aunque ese es otro berenjenal-. Pero bueno, en lo que se refiere a disfraces, nuestra "animalidad" llega a superar la de los mismos animales..., pues la sofisticación de nuestras caretas o protecciones -sin contar con las mentales- es sencillamente increíble... Y así, observo que dichos atuendos, adornos o disfraces tan distintos nos sirven como una seguridad junto a los de nuestro propio grupo o cultura, o como una evidente protección o diferenciación hacia los de otras zonas -enemigas-..., sintiéndonos de esta manera arropados e identificados con "los nuestros", y enfrentados y defendidos frente a "los otros", ante esos "monstruos" tan inmensamente diferentes que pululan por ahí fuera...

Por todo ello -por confundirse  en multitud de ocasiones lo esencial e importante con lo accesorio e intrascendente- y por muchos más motivos con los que no os aburriré, comparto el gusto de Benijno por el naturismo -que engloba al nudismo-, al igual que su afinidad con la idea del Esperanto -la cual domina- como lengua fácil inventada para entendernos en todo el mundo... -sin tener que renunciar a la rica diversidad mundial de curiosos atuendos y de preciosos idiomas, pero de manera que todo ello quede claramente superado por una evidente conexión común, que nos permita ver en todo su esplendor el precioso "bosque" global-. Y celebro todo ese tipo de iniciativas -más o menos antiguas- que buscan algo que me llegó hace tiempo a la cabecita desde no sé qué otra mente -seguramente desde otra parte "descoñocida" de la mía propia-, y que no es otra cosa que: "Potenciar lo que nos une, y minimizar lo que nos separa"..., como forma de superar la gran asignatura pendiente de nuestra humanidad, como camino para dejar de comportarnos de una vez como un puñado patético de tribus enfrentadas a muerte... En este sentido, disfruto practicando desde hace años diversas formas de "transparencia" o sinceridad conmigo mismo y con los demás, como el mencionado naturismo, como la incipiente telepatía -y como paso intermedio, me propongo aprender el Esperanto, pues es de lo más fácil-, y como otras diversas formas de superar barreras, máscaras o disfraces, que dificultan nuestra comunicación y que no hacen otra cosa que alejarnos... Por supuesto, las más complicadas y trabajosas de quitarse, son las caretas o escudos que nos fabricamos con nuestras retorcidas y asustadizas mentes..., y que crean los mayores abismos entre seres humanos..., pero pienso que deshacerse de unas ayuda a hacerlo después con otras -sean éstas de la índole que sean-...

Y para finalizar, en cuanto a los ropajes, pinturas y adornos para atraer a otros seres humanos, debo admitir que siempre me han divertido bastante, pero sólo eso..., y desde luego, debo confesaros que el más precioso de los vestidos que, desde mi punto de vista, posee mi mujer, es el que le proporcionan precisamente sus profundos ojos tal cual, su boca sonriente sin pintar, su cintura al descubierto, sus orejillas sin adornos, su precioso pelo suelto, sus pechos al natural, sus bien formados hombros, su insinuante cuello, cada una de sus muchas pequitas y cada una de sus curvas sin asfaltar... En fin..., su desnudez...

Abrazotes malijnos.

Comunicación... ¿Un "milagro"? (II)

Pienso que ya nos toca buscar el equilibrio, reequilibrarnos constantemente para poder seguir evolucionando, pues de no hacerlo pronto, puede que ya no tengamos la oportunidad de reencauzarnos… Sabemos que la cosa está cada vez más delicada, pero lo que no sabemos es dónde está el punto de no retorno… Y como sigamos forzando la máquina, las lógicas consecuencias nos van a estallar en las narices tarde o temprano y de manera irreversible para la máquina y para los conductores…

Las herramientas las tenemos, pero no sabemos usarlas, están llenas de polvo, desengrasadas… estamos muy desentrenados… Deberíamos dejar de jugar, de jugarnos a la ruleta rusa nuestras vidas…, y pasar a ser definitivamente más maduros, más responsables… Deberíamos dejar de lado de una vez la superficial sociedad -o sistema-, y en cambio, ponernos a nosotros en su lugar, un "nosotros" donde el individuo no sea pieza dirigida, sino cooperador dirigente.

La sociedad-sistema como "lenguaje" común superficial que anula o dificulta -obstaculiza- el propio de cada individuo, propicia que uno no llegue a conocerse y que pase a ser uno más de los muchos peones-borregos superficiales e ignorantes de sí mismos, piezas necesarias del engranaje…, que consumen, enferman crónicamente, producen, y no se preguntan nada… bastándoles un "porque sí" o un "porque no" para actuar exactamente como el mismo sistema les dicta, cogidos más o menos por los huevos, a base de necesidades y esquemas creados a la perfección y que en teoría perpetuarían indefinidamente el sistema -como por ejemplo, la necesidad de algunos de creerse fuera del sistema y de sentirse superiores por ello…, de sentirse poderosos…, al fin y al cabo-. Y es que en esta sociedad cada uno tiene su caramelito o su zanahoria para seguir más o menos en el engranaje, aunque el incentivo sea la mayoría de las veces la necesidad de bebida y alimento… -la supervivencia individual-.

Sin embargo…, el sistema se colapsa…, se cae… Sus cimientos o sus bases no estaban concebidos para durar, no eran sostenibles desde un principio… ni humana ni medioambientalmente… La cuestión es que no caigamos con él, empecinados en seguirlo hasta el final, hasta nuestro final… Pienso que todavía tenemos tiempo de reencauzar las cosas dándonos cuenta, siendo conscientes…, más o menos a base de palos, pero conscientes…

¡Qué acojone para muchos…!. ¡Qué miedo terrible a lo desconocido, a ver, a la responsabilidad, a "darse cuenta"…!. Y para algunos de esos, sin sistema estamos totalmente perdidos, sumidos en un nuevo caos desconocido que da pavor, y sin posibilidad de buscar ningún equilibrio, desposeídos de la seguridad-comodidad-esclavitud de la sociedad..., dejados caer cada uno en un desorden total…, pues ya no nos marcan todas y cada una de las cosas que tenemos que hacer o pensar… ¡Cunde la anarquía…, la ley de la selva!, ¡Socorro!. ¡Cada uno por su cuenta!. ¡Moriremos todos!.

No obstante, por el camino actual sí que vamos precisamente y a velocidades terroríficas hacia la muerte de todo ser humano -y quizás de todo ser vivo- sobre el planeta Tierra... Y desde luego, desde mi punto de vista al conocerte más o al empezar a hablar tu propio lenguaje, no ves un yo… ves inevitablemente un nosotros..., porque eso es lo que SOMOS... Y por ese camino, simplemente uno ES, y está en paz consigo mismo, y busca el equilibrio, y evoluciona, y es feliz caminando… Uno no encuentra la libertad, la consciencia, la paz, el equilibrio o la felicidad absolutos y permanentes, pero transita por dicho camino, y esa en mi opinión es la mayor de las satisfacciones…, superada con creces al caminar al lado de otro/s caminantes que también lo transitan, al compartir, comunicar, con-vivir desde ese SER o ese "nosotros" hacia cada "yo", hacia cada "estar" que va descubriendo que ES. Porque en ese proceso evolutivo constante hacia uno mismo -hacia ser uno mismo-, ese uno mismo se da cuenta de que en realidad sus pasos le encaminan hacia un "nosotros mismos", donde no hay aislamiento, sino transparencia, inter-conexión, comunicación, flujo, profundidad, cooperación, sinergia, y simplemente un SER NOSOTROS MISMOS, sin miedo, con consciencia, con respeto, con felicidad, con amor...

Ese proceso de auto-conocimiento, en mi opinión se va acelerando globalmente -a pesar de las apariencias-, pues las circunstancias nos deben hacer espabilarnos pronto -lamentablemente a través del dolor en multitud de ocasiones-… De hecho, ya nos deberíamos haber "despertado" para buscar un lógico equilibrio…, y por no hacerlo estamos viendo -o más bien sufriendo- algunas de las consecuencias en la actualidad… -día a día y en peligroso aumento-.

Pero para un cambio, se debe producir realmente un auto-conocimiento profundo… Si simplemente uno va conociendo los diferentes aspectos de su ego, de su superficialidad, o de su personalidad heredada, entonces los caminos en los que se encuentra enredado el yo se hallan más bien solitarios, cerrados…, y son tortuosos e incomunicados… Así, uno no está viviendo el camino -caminando realmente o "siéndolo"-..., pues de esta forma uno sólo está en laberintos propios, en sus primeros entresijos…, lo cual ya es todo un logro, que lleva al individuo a estar lleno de alti-bajos, inmerso en dudas, en miedos, en la observación de sus circunstancias más evidentes y de sus tremendas pajas mentales… Salir victorioso de esas aguas superficiales no es fácil… Yo diría que es un proceso de limpieza de multitud de mierda superficial acumulada, mierda que a uno le pesa, le hunde, y de la que se puede ir liberando poco a poco, con el aprendizaje y la ligereza resultantes…

Tal como yo lo veo, primero viene el volver a "estar en uno mismo", por decirlo de alguna manera, y luego ya vendría el "ser uno mismo", que implica un nosotros, una comunicación, un "SER estando"… Pero si ni siquiera estás todavía en ti mismo, sino que te encuentras en la alienación más absoluta, en la mierdecilla que te has ido merendando, no puedes ni soñar con "ser tú mismo"…, pues primero tienes que tratar esa tremenda indigestión de heces, poco a poco o quizás a lo bestia -metiéndote los dedos y vomitándola-…

En no pocas ocasiones, uno se queda muy al principio entretenido en la superficie, no llegando a entrar en el proceso mencionado, y simplemente está un tiempo en mitad de una paja mental egocéntrica, de la que en ocasiones uno puede salir algo más "tocado" o "enmerdado" de lo que estaba si la duración de dicho proceso ha sido excesiva y sólo se ha conseguido remover la mierda desordenándola todavía más mientras se acumula alguna nueva, con lo cual el tremendo mejunje de esquemas mentales impuestos, de caretas variadas y de creencias externas parece algo nuevo, y uno se cree que ha cambiado y "despertado", dado que ahora, tras la enorme paja mental sufrida, la mierda parece boñiga -o es que te has agarrado a otro de los múltiples y bienolientes excrementos que te endosa el sistema…, el mismo chucho pulgoso con distinto collar- y da la impresión de que esa boñiga es verdadera, con lo cual uno se queda tranquilito y seguro, y para colmo se siente especial y despierto o cambiado, pues ha indagado más que los demás en sus "profundas superficialidades"…

Sin embargo, observo que uno es perfectamente capaz de entrar en el proceso de autoconocimiento, y en ese proceso uno está más vivo, uno ES más -también está más y de diferente manera-, y todo ello implica comunicación, apertura, respeto, amor… Con todo ello, las caretas se caen, y eres más transparente, y tu comunicación interna-externa más fluida, como apuntaba con anterioridad… Y evidentemente, los procesos descritos, más o menos profundos o conscientes se pueden solapar en el tiempo… pues no somos matemáticas ni mucho menos -o así lo parece-. Por ejemplo, uno puede andar quitándose algunos lastres superficiales mientras descubre alguna de sus potencialidades dormidas en las profundidades y además tragarse alguna que otra porquería nueva del sistema a modo de límite -o despertar una limitación adormecida desde la infancia y no trabajada ni incluso descubierta-.

Así, y para ir terminando, diré que veo la felicidad como un camino, y no me parece cómodo, ciertamente…, pero al menos para mí, dicha búsqueda conlleva en sí misma felicidad, plenitud, paz, coherencia, amor… Y éstos tienden a compartirse por sí solos, multiplicándose en el proceso para el que los da… Es más…, para mí lo importante o trascendente es precisamente lo que compartimos con el otro de todo aquello que SOMOS… -ello nos hace SER en mayor medida, brillar más y mejor-, y por el contrario, lo prescindible y superfluo es el castillito egoísta, egocéntrico y ególatra en el que estamos situados con las correspondientes caretas protectoras de turno…

La dinámica del universo parece consistir en el cambio, la evolución, la interconexión, la búsqueda del equilibrio… En la naturaleza, que forma parte del universo, sucede lo mismo… Por tanto, el ser humano no puede ser un instrumento discordante en este contexto…, y consecuentemente, si se empeña en no SER, en no moverse, en no brillar, no cambiar, no vivir, no comunicarse, no conocer, no amar…, sólo le queda la rigidez, el estancamiento, la involución y la aberración..., desembocando en el miedo, el odio y la muerte…, pues aquellos son contrarios a la dinámica del universo del que formamos parte, de la vida con la que somos uno… Si nos empeñamos el tiempo necesario en no vivir, el resultado está muy claro…

Compruebo en ocasiones que al SER uno se da cuenta de que "dentro" o "fuera" no existen, ni tampoco bien o mal… Cuando uno ve que en el fondo no hay ni siquiera "uno mismo", ni verdad…, sino sólo SER…, uno comprende y vive que "no hay cuchara" -por hacer referencia a la genial película-, uno se multiplica, se torna infinito, y brilla…, y ve el brillo de todo incluso detrás de las caretas o máscaras de rigidez o seguridad temporal, y lo comprende y lo ama todo, y se comunica, comparte, actuando como debe actuar en cada momento, fluyendo sin equivocaciones -o resistencias-, y siendo feliz… siendo "perfecto", un perfecto ser humano en concreto, con todas sus circunstancias..., un perfecto Malijno, o una perfecta Nipona, y no una sombra grisácea de Malijno o Nipona, por ejemplo.

Es la diferencia entre caminar veinte mil pasos dando rodeos sin llegar a ningún lado, o quedarte en el sitio y comenzar a ver, a SER… Entre creer que "vuelas" o saber que no te hace falta… Y es que, si bien es cierto que la asignatura pendiente que se encuentra el ser humano -esa que han comentado todos los considerados sabios a lo largo de la historia-, no es otra que encontrarse a uno mismo -y no dejarse escapar-…, no me parece menos cierto que su superación sólo supone un grandísimo paso…, un paso firme y decisivo, que si se produce viene seguido indefectible y consecuentemente del siguiente, que es encontrar a los demás, y no perderlos… En resumen sería tan simple como CONOCER Y AMAR -o CONSCIENCIA Y AMOR, que en mi opinión no pueden estar más relacionados-… También lo han dicho muchos, pero es más que evidente que realizarlo no resulta nada sencillo y ni mucho menos cómodo…, aunque sus tremendos efectos lo cambian absolutamente todo -a pequeña y a gran escala, entre individuos, entre culturas y entre la humanidad y el resto de seres vivos-.

Por mi parte, ahora mismo estoy en una nueva fase de encuentro y reencuentro con los demás -pero con mayor profundidad que en otras ocasiones-. "Creo" firme y sólidamente en mí, me ilusiono conmigo mismo, y estoy en paz… Sin embargo, sólo estoy recomenzando lentamente, desde hace algún tiempo, a reencontrarme verdaderamente con más personas, a sentir una profunda ilusión por más personas -con más color que anteriormente-… Mientras, en el proceso, me voy auto-conociendo y auto-sorprendiendo -no siempre agradablemente- día a día, y la evolución en la que está inmerso ese ser me gusta, pues a pesar del inmenso camino infinito que le queda para "ser él mismo", cada día lo va siendo más, con paciencia y cariño... y los momentos brillantes son más, en detrimento de los momentos más grises...

Pienso que cuando uno sabe comprenderse, sabe empezar a comprender a los demás… Yo a mí ya no me "suelto", sin embargo, a los demás sí que los pierdo de vez en cuando… Comienzo a saber empezar a comprender a los demás -primero con mi pareja-, luego con otras pocas personas más…, y más tarde afianzando ese global y abstracto "nosotros", y haciéndolo más concreto, más palpable, más "real"…, es decir, manifestándolo...

Hoy en día muchísima gente está dando los primeros pasos para encontrarse a sí mismos, para ser ellos mismos, manifestando mayormente ese SER… Lo siento así..., como una necesidad imperiosa... Y por tanto el "nosotros" aumenta lentamente en brillo y en fuerza… Lo demás, pienso, vendrá rodado…

Mi opinión: estamos todavía a tiempo...


Comunicación... ¿Un "milagro"?

Desde mi punto de vista, uno de los aspectos que más nos limita como seres humanos, o dicho de otra manera, uno de los pilares fundamentales en los que se apoya nuestra inmensa infelicidad, frustración o insatisfacción vital, es la tremenda falta de efectividad en nuestra comunicación o incluso la incomunicación más absoluta en la que vivimos nuestras, muy a menudo, penosas existencias -en muchísimos casos, vidas parecidas a patéticos churros a la deriva…, con un tufillo a mierda bastante sospechoso-.

La realidad -por lo menos la realidad que yo observo- es que no sabemos comunicarnos, salvo raras excepciones. Muchas veces queremos pensar que nos estamos comunicando, cuando realmente -o en la práctica- la comunicación está siendo inexistente o incluso tan deplorable que lo único que estamos consiguiendo es alejar, confundir o incluso dañar profundamente. Muchas veces parece que cada ser humano hablara un idioma distinto del resto, importándonos un pimiento aprender el idioma particular del otro, porque, sobretodo, supone un esfuerzo…, y joder…, no estamos para herniarnos…

A mi entender, esta sociedad -enferma desde sus cimientos- es experta en la fabricación masiva de borregos, de borregos inútiles… -mis disculpas para tan tiernos animalitos-. Y es que estamos tan "alterados", alienados y desequilibrados –¿quién se encuentra realmente y profundamente "en paz" consigo mismo, con sus diferentes aspectos y circunstancias?- que ya no sabemos hacer lo que a los animales, de forma natural, no les cuesta ningún esfuerzo, pues lo llevan incorporado en su propio y lógico equilibrio. Ya no sabemos ni comer, ni dormir, ni observar, ni caminar, ni respirar, ni escuchar, ni follar, ni relajarnos, ni comunicarnos, ni jugar, ni disfrutar, ni activarnos, ni pensar, ni aprender…, ni siquiera cagar… -aunque solemos cagarnos los unos en los otros con relativa facilidad-. Para poder realizar más o menos todas estas funciones vitales y muchas otras -si es que queremos hacerlo-, ya en demasiadas ocasiones necesitamos tirar de pastillas -o en general, de diversas substancias externas-, con lo que de paso damos de comer un poco a esos pobres angelitos que manejan las multinacionales farmacéuticas sin ningún tipo de vergüenza o de escrúpulos.

Pues bien… -y volviendo al tema-, parece que la naturaleza nos ha dotado de unas herramientas formidables para la comunicación con el mundo exterior -por no hablar del interior-. Estamos perfectamente adaptados para ello… De hecho, si nos fijamos un poquito en el ser humano, veremos una casi perfecta máquina de comunicarse… Otro asunto muy distinto es que usemos más o menos esas herramientas comunicativas de las que disponemos, o que interese más o menos que las utilicemos… -dentro de este terrible y violento sistema decadente y deshumanizado, incluso desanimalizado…, y más bien aberrante, por resumir-.

En este contexto, incluso si nos levantamos de la cama algo menos cenutrios de lo habitual y con una rara intencionalidad positiva de comunicarnos con el resto a fin de entendernos, de comprender, de compartir, de apoyarnos o apoyar, o incluso para construir algo en común con otras personas…, comprobamos muchísimas veces que nos cuesta horrores, que simplemente no estamos acostumbrados o no sabemos -la "suciedad" se ha encargado bien de que no sepamos-. E incluso, en multitud de ocasiones, conseguimos exactamente los resultados contrarios a los esperados, debido a nuestro nada excepcional manejo de nuestras capacidades comunicativas…; además de que, probablemente, el fondo o la intencionalidad estén más contaminadillos de lo que, incluso nosotros mismos, podríamos llegar a pensar o admitir desde las "superficialidades" de nuestro ser.

Cuando hablo de comunicación no me refiero a esa farsa superficial e hipócrita que solemos hacer, y cuando hago comentarios sobre formas de comunicarse, no me refiero a no decir palabrotas o a ser "fisno", desde luego… Me refiero a compartir, a compartirnos con nosotros mismos y con el resto, y me refiero a hacerlo de forma efectiva para ese fin, de forma honesta, clara y sencilla… Aunque lamentablemente, todas las técnicas posibles -que pueden ayudar y mucho- para hacer observaciones, expresar necesidades, sentimientos, críticas o para resolver conflictos, fracasan si la intencionalidad que las anima es el desahogo brutal con el de al lado, el hacerle pagar las propias frustraciones personales, el pisotearle, el ponerte por encima, vengarte, aprovecharte de él, manipularlo, hacerle daño, y otras "lindezas"… Tal como yo lo veo, la intencionalidad…, lo que subyace en el fondo, va inevitablemente unido a la forma de comunicarnos y al éxito o al fracaso, a la satisfacción o a la frustración, constituyendo con toda seguridad más del 50% del camino… En este sentido, lograr y mantener una intencionalidad positiva de comunicación, se basa en una profundidad, una consciencia, un autoconocimiento o una comunicación con uno mismo -necesidades, motivaciones, potencialidades, emociones, limitaciones, esquemas, juicios, prejuicios, afinidades-, siendo esta base el primer paso -de gigante- para lograr luego compartirte con los demás -al igual que, en mi opinión, el aguantarse, soportarse o incluso apreciarse a uno mismo es el primer paso para conseguir hacerlo con otro ser humano, y luego con otro, y con otros…-. Y en esta "suciedad" -por los continuos obstáculos que nos ofrece amablemente- es muy muy dificultoso dar ese primer paso, aunque pueden darse diversas circunstancias que ayuden a darlo, como el hecho de relacionarte con personas que lo han dado, y que son capaces de disfrutar de la soledad querida y de una comunicación interior bastante fluida, lo que los convierte en personas más coherentes…

Por todo ello considero casi un "milagro", hoy en día, el dar el siguiente paso lógico hacia la comunicación exterior, hacia compartir, hacia una empatía, un conocimiento, una convivencia y un crecimiento reales, congruentes y sanos con otra personita/s además de contigo mismo -lo cual ya contemplo como un logro importantísimo-. Y en mi opinión, potenciar o encaminarnos a conseguir ese "milagro" es vital, para cambiarnos y para cambiar el terriblemente injusto orden de cosas actual, y en última instancia para lograr sobrevivir como humanidad, una humanidad que está llegando rápidamente a ciertos límites insostenibles de locura y de caos, que está en profunda crisis y ante diversos callejones bastante negros de los que no sabemos si terminaremos por sucumbir o por salir renovados y reforzados tal vez…

La cuestión es que todo se multiplica en conjunto, y si conseguimos recuperar la comunicación y la ilusión por nosotros mismos y por lo global, será posible primero construirnos más cada día como personas y en consecuencia construir entre todos cosas muy distintas al caos y al horror que el sistema nos hace "construir" juntitos hoy en día… Es de imbéciles suicidas aislarse de uno mismo y de los demás como hacemos actualmente…, y aprobar la asignatura pendiente de la comunicación -en su vertiente interna y externa- es a su vez un paso imprescindible para dejar de ser borregos mediocres alienados y caóticos que van a la suya de forma egoísta y a corto plazo, o lo que es lo mismo, constituye un paso decisivo hacia la sinergia -la integración de elementos que da como resultado algo más grande que la simple suma de éstos-. Porque cuando dos o más elementos se unen sinérgicamente crean un resultado que aprovecha y maximiza las cualidades de cada uno de los elementos, y en consecuencia, cuando estos elementos son conscientes y coherentes, lo que se crea y se multiplica es consciencia y coherencia.

Siguiendo esta hipótesis, que hoy parecería improbable, aunque no imposible, si logramos salir realmente del sistema -de todo sistema-, y empezamos simplemente a cooperar -es decir, a actuar juntos o interactuar como individuos de manera que el efecto sea superior a la suma de los efectos individuales-, y sobretodo, si conseguimos hacerlo a tiempo el número suficiente de personas en el globo, el poder constructivo va a ser de tal envergadura que, junto con el desmoronamiento del sistema destructivo e insostenible actual, que previsiblemente irá dando sus últimos y desagradables coletazos, las cosas por fin podrán cambiar notablemente, comenzando a evolucionar en la dirección que muchos deseamos y merecemos, y que muchos otros, tremendamente cansados, empiezan a intuir.

Como en un organismo, y siguiendo con el concepto de sinergia, sería necesario el concurso activo y concertado de diversos órganos, compuestos por multitud de células, para funcionar en armonía y de manera sostenible. La base es la célula -el individuo- y su interconexión con las demás. Es decir, la base para un planeta sano sería simplemente la cooperación de muchos individuos sanos, y el aislamiento y consecuentemente la pérdida de fuerza de las células cancerígenas o aberrantes, cuyo orden caótico -curiosa paradoja- se desmoronaría rápidamente por falta de alimento.

Hoy en día, como podemos comprobar a diario, el cáncer invade a la humanidad -órgano- con consecuencias muy peligrosas para las demás especies y para todo el organismo o planeta… Estamos en un punto de crisis peligroso en el cual la incertidumbre es grande, pues no podemos diagnosticar si superaremos el cáncer totalmente y renovados, si lograremos salir adelante con algunos tejidos de menos -medio tullidos y convalecientes por bastante tiempo-, si la enfermedad podrá finalmente con nosotros y con muchas de las demás especies, regenerándose la vida lentamente y recomenzando otra vez -pero sin nosotros-, o si dejaremos un planeta muerto e incapaz de volver a albergar vida de ningún tipo.

En este último caso, y si por desgracia ya estuviésemos cercanos a esa realidad -la cual no resulta imposible en el punto en el que nos encontramos-, yo me sacaría de la manga una hipótesis friki -como son gratis- , e imaginando que viviera en otro planeta de mayor grado evolutivo en todos los sentidos, estaría atento y extirparía de cuajo, limpiamente y a tiempo el cáncer que invade la Tierra, dejándolo libre de nosotros -órgano devorado por el cáncer- y de nuestras macabras aberraciones como humanidad. Sería probablemente lo más sano y beneficioso para el conjunto llegados a ese punto…, y de hecho pienso que el universo, o mejor dicho, la vida que éste alberga, debiera estar protegida en casos hipotéticos como éste, conservada por especies realmente inteligentes que la mantuvieran saludable como el agricultor que cuida el campo de plagas y malas hierbas. Descartando esa hipótesis tristemente friki, pienso que por suerte o por desgracia nos tenemos que encauzar a nosotros mismos, pues no va a venir nadie a cuidar del planeta salvo nosotros. ¿Empezaremos a actuar como responsables de este mundo, o seguiremos como si la cosa no fuera con nosotros?. Yo por mi parte soy optimista todavía, porque sé que las capacidades del ser humano pueden dar para mucho, y que son más que suficientes para obrar auténticos "milagros".

Bienvenida crisis...

Ese puto invento de mierda llamado propiedad privada siempre me ha asqueado, hasta el punto de parecerme una auténtica aberración. Se me revuelve el estómago cada vez que me “acuerdo” de ello -o la “realidad” me hace recordar..., porque es falso que por no “verlo” desaparezca..., y es que lo del avestruz nunca ha funcionado-. Me horroriza comprobar lo metido que está este concepto en nuestras mentes y en nuestras vidas... ¿Cómo ha podido echar tantas raíces algo tan ilógico..., tan repulsivo...?, ¿cómo nos hemos acostumbrado a ello de tal manera?, ¿cómo podemos defender tal cosa como si fuera bastante positiva o incluso cojonuda...?, ¿cómo se nos pasa por alto lo tremendamente vomitiva que es, o lo mal que huele?. Será por nuestro escaso nivel neuronal y por nuestra matrícula de honor en materias tales como el egoísmo o el acojone -cuán profundamente los tenemos arraigados...-. Y es que todavía no se nos da muy bien eso de pensar -como diría mi esposa nipona-... Tenemos que mejorarlo y mucho, es necesario que aprendamos..., y vamos con retraso, pues el examen lo tenemos ya encima...

¿Qué decir de esa delicia que hemos creado con el capitalismo?, ¿qué decir de la propiedad privada?. Nos hemos quedado bien a gusto, y a pesar del estrepitoso fracaso de estos sistemas o esquemas, los seguimos defendiendo con frases tan llenas de lucidez como la que sigue: “es que..., es lo menos malo que existe”. Y digo yo... ¿así que un verdadero cáncer..., algo abominable ..., es lo menos malo que somos capaces de dar a luz?. ¡¡¡Los cojones!!!! -como diría alguien muuuu de Madrid-. ¡¡¡Qué borreguitos llegamos a ser!!! Unas reses terriblemente masocas, porque al parecer nos encanta ser insultados y apaleados... ¡¡¡Pues a mí me duele!!!..., cada día..., a pesar de ser feliz personalmente... y cuando a muchas personas nos duela demasiado -independientemente de la parte del pastel que nos haya tocado en este jueguecito de locos sádicos-, entonces aprenderemos, entonces cambiaremos... Y la propiedad privada se irá yendo un poco a la mierda, que es donde mejor está... Y empezaremos a ser lo que de verdad somos, seres evolucionados, seres humanos... Mientras tanto, yo nos veo mucho más como animalitos acojonados que como verdaderas personas -y casi es insultar a los pobres animales, que no tienen la culpa de que sus hermanos mayores creen tanta miseria, tanta destrucción y tanto sin sentido a su alrededor...-.

Aunque no lo parezca por mi tono de “hasta los cojones”, soy muy optimista al respecto, como ya sabéis algunos... Y no es que tenga fe en el ser humano o en tal o cual cosa... Pero opino que es posible otro mundo, y si es posible podemos construirlo... -falta el querer, y fundamentalmente el saber-. Pienso que nos esperan muchas sorpresas desagradables a corto y a medio plazo, pero también algunas otras más que agradables, tremendamente importantes y necesarias..., y entre ambas darán un fruto a largo plazo, que va a poder ser muchísimo más placentero, consciente, responsable, pacífico, abierto y bello que los que hemos aportado hasta ahora en nuestro inseguro gatear o en nuestras caóticas andaduras como humanidad.

Como he apuntado en otras ocasiones, me parece evidente que la crisis es gorda -y más que lo será-.Es gordísima en múltiples aspectos, y sobretodo -cómo no- en el propio individuo -esa gotita de agua en el mar, aparentemente insignificante e impotente-... Y parecería que no hay motivos para ser optimista... Yo, sin embargo, doy la bienvenida a la crisis -en “mi” mundo y en el “nuestro”, que son uno mismo-.

Os quiero..., y en señal de ello, ahí va: muuuuuuuuuuuuuuuuuuu!!!!!!!!!!!!!

Mugidos anteriores en Colaboraciones