Agosto del 2007


Gracias, mi Arguiñana!!!!!

Muuuuuuuuu!!!!!

Sí..., es cierto lo que se rumorea, lo que se narra, lo que se cajca, lo que se comenta, lo que se vocifera por ahí... Lo confieso!!!, tengo secuestrada a la mejor cocinera del mundo -entre otras muchas cosas en las que tiene el título de "Best of the World", como en esposear, sin ir más lejos.

Tengo a Karla Arguiñana, toda para mí!!!!!!!! Valgan estos ejemplos:

Un día cualquiera llego de trabajar, mi esposa Karlota me sienta a la mesa, me regala una sonrisa de las suyas y me saca un platazo cojonudo de Hummus, con un poco de ajito y pimentón, acompañado con pan de pita y un rico gazpacho suave. De postre, una exquisita tarta mousse de queso y chocolate con hojitas de menta, para chuparse los dedos. Tócate los cojones!!!!

Otro día, sin comerlo ni beberlo llegué a ser el chuleta de un barrio llamado Bel Air, y va mi Arguiñana particular y me saca para almorzar un Roller de queso, pavo y lechugas variadas, para correrse -y lo repite a menudo, para más inri...-.

Ayer mismo: Me sienta a la mesa y con ojitos de ilusión me saca un delicioso pollo con salsa-puré de setas, acompañado de kilos y kilos de deliciosa tempura de verduras. Como postre, una tartaza de manzana de la hostia, y un sorbete de limón espectacular con gelatina de lima y hojita de menta... Mae mía Mennaddo, mae míaaaaaaaaaaa!!!!!


Podría seguir líneas y líneas y no terminaría de describir los platazos y postres cojonudos que me prepara la vaquita con su delantal moteado, su gorrito de cocina y todo su amor: caldo gallego, merluza a la miel, pastel de verduras, saquitos de salmón con espárragos, pastel de queso con nueces, cous cous, tartaletas de frutas, ensaladas árabes, saquitos variados de frutas, hojaldres rellenos variados, fideuas deliciosas, pimientos rellenos, salpicón de marisco, berenjenas rellenas, setas preparadas de mil formas, champiñones rellenos, fingers de pollo, sanwiches especiales y ensaladas exóticas, platos asiáticos, verduritas de mil maneras y a las mil salsas, quesadillas espectaculares, verduras caramelizadas, platos agridulces de la polla en pepitoria, y un largo etc. que incluye mil inventos propios para chuparse los dedos, las manos y los antebrazos...

Pero es que para terminar de llegar al orgasmo, las presentaciones de los platos que su esposo disfruta a lo largo de un día cualquiera -aunque para nosotros no existen días de esos-, son simplemente maravillosas: hojitas de menta, de hierbabuena, etc..., frutos rojos, hierbas, siropes, trocitos de chocolate, gelatinas, espumosos de patatín y de patatán, chocolate espolvoreado, etc, etc, etc...

En fin..., que no sólo soy el tío más feliz del mundo, sino que también soy el tío que mejor come -y más disfruta haciéndolo- del mundo... todo ello desde que conocí a nuestra querida vaquinha y la secuestré -toda para mí, jodeos cabrones..., jodeos cabronas, ja ja ja, es mía!!!!-.

Gracias, mi amor... por hacerme la vida tan agradable. Siempre a tu lado.

Te amo.