31 de Agosto, 2006


Semi Breves!

Muuu!!

Expropian campos de golf en Venezuela

El alcalde de Caracas, Juan Barreto, aliado de Chavez, ese ser, ha decretado la expropiación o adquisición forzosa de 147 hectáreas de campo de golf, según esta noticia de 20 Minutos.
La medida se supone beneficiará a la clase media, ya que, en lugar de agujeros golfos, construirán 60.000 viviendas y solucionar así parte de la problematica habitacional que sufre Caracas.
La oposición ya ha dicho que claro, esto es una medida populista de cara a las próximas elecciones, que está muy mal que destruyan "este pulmón vegetal" de la ciudad y que debe ser preservado. El opositor López prefiere "democratizar" el acceso a una parte o al todo del recinto para convertirlo en espacios de esparcimiento de los habitantes.

A ver, tres cositas básicas. Primera, tanto expropiar algo privado para hacer casitas (aunque sean putos campos de golf) como proponer que se dedique una parte o el todo para que lo disfruten todos cuando llevan nosecuantos años funcionando, digo, tanto lo uno como lo otro me parecen enormemente populistas.
Y esto me lleva a la segunda cosita: ¿Es que hay algo en Venezuela que no sea populista? El primero dice una bobada, el segundo la rechaza y en su lugar propone otra bobada igual de gorda y, casualmente, ambos con un tufillo sospechosamente parecido.
¿Es que hay algo en política que no sea populista? Toda medida que supuestamente favorezca al pueblo puede ser tachada de populista por otro. Irónicamente, esa debería ser la función del puto político, favorecer al pueblo, así que... ahí tenéis la bonita lección de hoy: ¿No queríais democracia? Pues toma 3 tazas! ¡Político! ¡Populista! Uy, si es lo mismo!

Y tercera, jamás pensé que un mogollón de tierra prácticamente inútil, que malgasta miles y miles de litros de agua y que sirve para el disfrute de 40 pijos adinerados fuera un pulmón vegetal, alucino pepinillos.

El Papa estudia la aceptación de la teoría del diseño inteligente

El Papa Benedicto estudia con un grupo de sus más estrechos colaboradores la adopción, o al menos la aceptación, por parte de la Iglesia Católica de la teoría del 'diseño inteligente', la cual se extiende por Estados Unidos a gran velocidad, según esta noticia de 20 Minutos.
Se trata de una argumentación que trata de explicar el origen del universo de manera distinta a la teoría de la evolución, a partir de una serie de preceptos que supondrían aceptar que una inteligencia superior ha diseñado el Universo tal y como lo conocemos.

Me gustaría saber que hay detrás de todo este follón: ¿Nuevas vías de captación de modorros, expansión y por tanto, negocio? Yo creo que sí. Me parece que la iglesia va comprendiendo que seguir agarrándose a adán y eva es del género lila, ya que cada vez más católicos se quedan en "yo creo en Dios, pero no en las explicaciones de la iglesia" que claro, suenan a épocas premedievales. ¡Tenemos que cambiar el discurso, que las ovejas se nos van!
De todos modos, es algo que la iglesia realiza de vez en cuando. Pocas veces y a regañadientes: la Tierra ya gira, por fin, alrededor del Sol y, aunque quemaron a Miguel Servet por decir que hay circulación sanguínea, el mamón de Natzinger se hará sus análisis de vez en cuando en lugar de dejarlo todo en manos de Dios.

Aún así, el cambio de la iglesia es extremadamente peligroso: esta vez no van a dar su brazo a torcer con algo "incuestionable" científicamente hablando, van a dar un barniz pseudo-científico a la creación del universo. Y cuando digo extremadamente peligroso digo bien: toda esa gente que se autodenomina "creyente en un Dios que ha hecho todo pero no como dice la iglesia", toda esa gente que, de alguna manera, ha reflexionado sobre la cuestión y se ha separado de ciertos dogmas de fe, volverán a sentirse totalmente arropados e identificados, con sus preguntas ya por fin respuestas (incluso respondidas) y, por tanto, volverán al pensamiento único e inmovilista, ya que no tienen motivos para seguir cuestionandose nada.
A ese número de gente se añadirán los que estan dudosos y escépticos, que también son mogollón. Y por último, las futuras generaciones, que recibirán este tipo de "educación" en las escuelas, institutos y universidades.

Esto pinta peor de lo que parece, principalmente porque no parece nada: casi ni se habla del tema, no se le presta atención alguna, además está escrito en términos "conciliadores" y mientras, se extiende como la peste por yankilandia.
No soy apocalíptica (ese grupo es cojonudo) pero acordáos de mis palabras. Tiempo al tiempo, el cual, desgraciadamente, creo me dará la razón.