3 de Febrero, 2006


Más leña

Muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu!!!!

Mediante Cyberateos me ha llegado el siguiente mail. Me ha parecido bastante bueno y, sin querer hacer vida entera de un sólo aspecto de la personalidad, como dice mi querido amigo Valmont, y por supuesto, sin querer hacer ningún tipo de proselitismo, aquí va.

A un creyente se la trae al pairo si el ateo, no cree, cree a medias, o despotrica.........el sigue su camino y punto.
Ni pizca de tolerancia, de libertad de expresion, de talante democratico como puedes ver.

Hace falta cinismo! Jesuitismo, le llaman a eso!

1.- Los ateos no mandamos tropas de sufridos misioner@s por el mundo, emperrados en cambiar creencias (o falta de ellas), con inversiones incalculables, para definir imperios ideológicos y temporales.

2.- Los ateos no hemos quemado, aún, a ningún crédulo (por el hecho de serlo), pero sí hemos sufrido, durante siglos, y en la actualidad, la más extrema represión de las instituciones religiosas.

3.- Los ateos no poblamos de símbolos y parafernalia edificios y actos públicos, como hacen los creyentes, en cuanto les es posible, como el más atávico y animal de los marcajes de territorio.

4.- Los ateos no nos aprovechamos de una red clandestina financiera y de partidos (OPPUS) en las instituciones, para montar procesiones, matrimonios morganáticos (y excomulgados), bautizos regios, concentraciones papales, manifestaciones homofóbicas...con fondos públicos.

5.- Los ateos no disponemos de redes mediaticas para la propagación insistente y más o menos insidiosa de la fé, la esperanza y la caridad (y alguna andanada contra los 'polacos', al paso).

6.- Los ateos no mantenemos regímenes y Estados monárquicos y antidemocráticos, machistas y mesiánicos, como otros.

7.- Los ateos no imponemos comuniones doctrinales a la tropa, alumnado o empleados subalternos, so pena de arresto, correctivo o discriminación laboral, profesional o académica.

8.- Los ateos no eludimos los impuestos, ni acaparamos uso y usufructo de bienes inmuebles del patrimonio nacional, como hace el Episcopado.

Podría seguir, pero hoy estoy algo espeso

9.-Olvidaba, y no será lo único, lo de la "concertación" educativa, el monumental negocio confesional, Con connivencias y complicidades en todas las administraciones estatales y partidos millonarios, prevaricadores.

10.-Y las exigencias para mantener su doctrina en el programa educativo público. Manifestaciones por medio: capelos coloraos con pancarta, timbales cuarteleros y ringorangos aristocráticos con derroche suntuario y francachelas oligárquicas con acento tejano, lo más rancio, caduco y podrido de la sociedad española.

Una, grande y libre.

Por el Imperio hacia Dios.

La Cruzada y el catecismo Ripalda.

La Obra y la santificación de las finanzas.

La Legión Koplovich.

y la evangelización de los gitanos.

Total, na.

Lo que sí hacemos es tratar de combatir la superstición en todas sus formas, especialmente las mitologías religiosas y sus secuelas sociales, por lo que parece que andamos al rescate de los crédulos. No. Es una guerra permanente contra la incultura y la ideología reaccionaria. algo tan legítimo, limpio y necesario como eso.

Respecto a eso tan bonito de el ateo por lo contrario, encima de que le fastidia enormemente que el otro crea (aún no entendí bien el por qué) es como el perro del hortelano, ni come, ni quiere dejar comer.

Sólo reconocer nuestro empeño por salvar de las tinieblas del dogma irracional y metafísico a las masas, no a individuos particulares y acomodados a modos de vida y falsas esperanzas de ultratumba. Empeño legítimo, por ser tarea de masas el progreso social que todos los ciudadanos responsables y progresistas necesitamos y anhelamos. Progreso social incompatible con la pervivencia de medievales concepciones, hábitos, estructuras y comportamientos, o sea, con la doctrina de las religiones.

Propaganda atea y librepensadora, militante y éticamente obligada.

¿Queda claro?

Belcebú

Un saludo republicano, laico, federal y socialista.




Bien, corregidos algunos errores gramaticales y de acentos, los que me conocen saben que yo, precisamente, no soy demócrata, ni propagandista, ni desde luego, militante de nada que no sea yo (Mamá Ladilla forever).
Por supuesto, está abierto a toda crítica y autocrítica en los comentarios :)
El autor del texto, si lee este artículo, que se sienta libre de puntualizar lo que considere.

Muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu!!!!!!!!!!!!!!!!